El Belén de Salzillo

Contemplar el Belén de Salizillo es transportarse a la Murcia del siglo XVIII, tiempo en que el escultor Francisco Salizillo trabajó en su taller de artesano en Murcia. Las figuras modeladas en arcilla. tienen un tamaño de 30 centímetros y están inspiradas en los campesinos y gente del pueblo llano. Se cuenta, que Salizillo solía dejar su taller a gente humilde para que pudiera tener un techo donde cobijarse. A alguno de esas personas le sirvieron de modelo en sus esculturas.

Salzillo hombre de profundo sentimiento religioso supo captar la esencia misma del alma de sus personajes, incluso en las figuras pequeñas de terracota, que forman su belén.

El belén comenzó a ponerse de moda en la España del rey Carlos III y el de Sazillo pronto se convirtió en un referente decisivo en el belenismo español.

El belén encargado por el noble murciano Jesualdo Riquelme y Fontes a Salzillo lo ejecutó entre 1776 y 1783 y a la muerte del maestro su discípulo Roque López fue encargado de terminarlo.

En las 556 figuras de que consta el belén se muestra una amplia galería de tipos humanos. Auténticos retratos costumbristas donde conviven la refinada nobleza local con los rudos pastores y labriegos con un muestrario de gestos y actitudes.

Su obra dejó impronta entre los artesano belenista murcianos y por ello podemos decir que hoy Murcia es un referente mundial en la producción de belenes.

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *