Escuela de cuentos para jóvenes aficionados

Para aficionados a escribir cuentos

Si eres aficionado a escribir cuentos en la escuela de cuentos de belencribs te damos unos consejos que probablemente tienes en cuenta, pero aquí te los recordamos:

Primero: piensa lo que vas a escribir, antes de ponerte manos a la obra.

Segundo: haz un esquema, un dibujo, un borrador, si sabes dibujar haz un guion gráfico o storyboard como se hace en el cine.

Tercero: déjalo reposar.

Cuarto: vuelve a leerlo si quieres en voz alta para que veas que tal suena si tuvieras que leerlo a los demás.

Quinto: añádele el dibujo o ilustración que consideres que va con el cuento.

Quinto: Procura que las ideas estén claras y ordenadas.

Por último: revisa lo que has escrito: que no se repitan las palabras busca sinónimos o antónimos, cuida la ortografía y pásalo a limpio.

Cuando se escribe un cuento debemos recordar que un cuento tiene dos características fundamentales:

Primero: brevedad. Hay que omitir los detalles innecesarios, que podrían dar lugar al aburrimiento.

Un cuento escrito para niños debe leerse de una sentada.

Segundo: debe captar la imaginación  del niño/a, a través de la narración.

¿Qué beneficios que aportan los cuentos para los niños?

Mi experiencia como maestro puedo enumerarte muchos y seguro que tu como madre/padres, profesor los conoces  yo te voy a indicar algunos de ellos.

Primero: Fomentan la creatividad y el poder de la imaginación.

Segundo: Mejoran el dominio verbal: amplían el vocabulario y enseñan nuevas frases.

Tercero: Desarrollan la atención: mejoran las habilidades de escucha y la capacidad de atender durante más tiempo.

Cuarto: Aumentan la memoria y mejoran la concentración.

Quinto: Mejora la comunicación: ayuda a expresarse correctamente.

Sexto:  Ayudan a interpretar hechos y a sacar conclusiones.

Séptimo: Favorecen la extroversión al ofrecer otra forma de ver el mundo a través de los demás.

Octavo: Aportan placer a los niños/as ya que representan un momento mágico y lúdico para los peques

Noveno: Si cuentas el cuento en familia refuerza los lazos afectivos.

Décimo: En las noches ayudan a conciliar el sueño.