La serpiente y la luciérnaga

0
(0)

 

Hola amigos yo me llamo Niko y hoy quiero contaros la fábula de la luciérnaga y la serpiente.

Cuenta la leyenda, que una vez, en un bosque vivían una serpiente y una luciérnaga.

Un buen día la serpiente empezó a perseguir a la luciérnaga; ésta huía rápido y veloz para no ser devorada. La serpiente la perseguía una y otra vez.

La luciérnaga cansada se paró y le dijo a la serpiente:

–me rindo, pero antes de atraparme permíteme hacerte tres preguntas.

–puedes preguntarme lo que quieras.

– ¿Pertenezco yo a tu cadena alimenticia?

– No.

– ¿Te hice algún mal?

– No.

– Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?

– Porque no soporto verte brillar.

Una vez enterada de la envidia de la serpiente, se limitó a sonreír y volar más alto y rápido aún, con lo que la serpiente se quedó con ganas de ese bocado tan luminoso.

Muchos de nosotros nos hemos visto envueltos en situaciones donde nos preguntamos: ¿Por qué me pasa esto si yo no he hecho nada malo?

Sencillamente, porque no soportan verte brillar.

Comprensión lectora

1.- ¿Dónde vivían la serpiente y la luciérnaga?

A.- En un monte

B.- En una selva

C.- En un bosque

2.- ¿Qué hacía la serpiente?

A.- Buscar comida

B.- Perseguir a la luciérnaga

C.- Perseguir a los pájaros

3.- ¿Qué hacía la luciérnaga?

A.- Correr

B.- Huir

C.- Trotar

4.- ¿Cuántas preguntas le hizo la luciérnaga?

A.- Una

B.- Dos

C.- Tres

5.- ¿Por qué quería la serpiente comerse a la luciérnaga?

A.- Porque era un insecto apetitoso

B.- Porque no soportaba verle brillar

C.- Porque era pequeña

6.- ¿Qué hizo la luciérnaga?

A.- Marcharse

B.- Salir volando

C.- Nada

Actividades

1.- Dibuja una serpiente y dale color

2.- Escribe el nombre de tres reptiles

Espíritu de superación

Esta fábula nos enseña que a pesar de la envidia nosotros deberemos ser lo que somos. Lo importante es ser uno mismo y dar lo mejor de nosotros.

La luciérnaga utiliza su inteligencia para salir airosa de la difícil situación en que se encontraba.

Por eso mismo no nos debe importar los envidiosos. Intenta ser cada día mejor. Hemos de tener espíritu de superación.

Porque tener un verdadero espíritu de superación implica poner los medios y luchar de forma decidida por alcanzar  aquello tan deseado.

Ciertamente encontraremos en nuestro camino a personas que no soportan nuestros triunfos, tu sigue adelante haciendo el bien, sigue brillando.

Del mismo modo, que hizo la luciérnaga salir volando, nosotros nos alejaremos lo que podamos de esos que no soportan nuestro brillo.

Probablemente en el entorno de cada uno de nosotros, siempre encontraremos serpientes que intentaran empañar nuestros logros, nuestras ganas de trabajar, nuestros esfuerzos por estudiar, por mejorar, por avanzar.

Es por ello, que no nos debe importar, volemos siempre por encima de ellos y con nuestra propia luz iluminemos su camino, para que ellos también puedan avanzar.

Durante toda tu vida persigue tus objetivos y hazlo de forma correcta y honrada trabajando de una manera inteligente para alcanzar el éxito no hagas caso de las voces en contra, al final importan tú y Dios si es que eres creyente.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *