Belen Cribs Kids - Banner

El fraile. Una leyenda mexicana

0
(0)

En este cuento de «El fraile» te enseña en la moraleja que hemos de honrar y celebrar la vida de nuestros antepasados.  La vida y la muerte son inseparables. Si te marcas buenos objetivos te dará muchas satisfacciones. Además, disfruta con las actividades que te hemos preparado después del cuento. También, si lo deseas, puedes ver esta en fábula en formato vídeo.

¿Te has preguntado alguna vez cuando lees una fábula, leyenda o cuento en que te puede ayudar en tu vida?. Si dudas sigue leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

No importa la edad que tengas; una fábula como una parábola te marca un camino que puedes  seguir.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.

El fraile. Una leyenda mexicana

Hola amigos hoy quiero contaros esta historia que le ocurrió a un muchacho que regresaba a su casa el día de las ánimas por la tarde.

Era el día dos de noviembre, día dedicado a las ánimas del purgatorio.

Mucha gente había ido a la iglesia a la misa de difuntos para rezar por sus seres queridos.

Un muchacho llamado Ramón, que era pastor, había ido con el ganado a su campo a que pastaran sus ovejas.

Cuando regresaba a su casa después de encerrar el ganado al girar una de las revueltas del camino, vio aparecer a un fraile con su largo y áspero hábito de paño marrón, y la gran capucha cubriéndole la cara.

Cuando el fraile llegó a la altura del muchacho, le preguntó con voz extraña: muchacho sabes dónde está el cementerio del pueblo.

El muchacho contestó «Pues está ahí mismo, son esas tapias blancas que se, dónde están los cipreses.

Sin mediar más palabras, ambos siguieron sus caminos. Pero Ramón no dejaba de pensar en lo extraño que era ver a un fraile por el pueblo, solo y a esas horas de la tarde ¿A qué iría al cementerio? ¿Conocería a alguien allí?

Mientras se hacía estas preguntas giró la cabeza para mirar de nuevo al fraile.

En ese momento, una fuerte ráfaga de aire levantó el hábito del fraile y el muchacho casi se desmaya ante la horrible visión: ¡el fraile se había convertido en un esqueleto que se dirigía al cementerio andando tranquilamente!

El chico asustado salió corriendo hasta que ya no pudo más. Y cuando se atrevió a volver de nuevo la cabeza, el fraile convertido en esqueleto había desaparecido.

 

Moraleja: honrar y celebrar la vida de los antepasados

Comprensión lectora

1.- ¿Cuándo ocurrió la historia?

A.- En la primavera

B.- El día de ánimas

C.- El día de la naturaleza

2.- ¿A quién le ocurrió?

A.- A un hombre

B.- A un muchacho

C.- A un niño

3.-  ¿Dónde había ido la gente?

A.- A la fiesta

B.- A misa

C.- A pasear

4.- ¿Cómo se llamaba el muchacho?

A.-. André

B.- Bartolo

C.- Ramón

5.- ¿Qué era el muchacho?

A.- Agricultor

B.- Pastor

C.- Podador

6.- ¿A quien vio el muchacho?

A.- Una monja

B.- Un guardia

C.- Un fraile

Actividades

1.- Adivina adivinanza:

Fui a la plaza y las compré bellas, llegué a mi casa y en la cocina lloré con ellas.

2.- Acertijo:

Con el dinero lo compro, con los dedos lo deslío, por la cara me lo como.

Si no sabes las respuestas las tienes al final de página

¿Cuál es la lección de la historia del del fraile?

El día de los fieles difuntos

El culto a la vida, si de verdad es profundo y total, es también culto a la muerte. Ambas son inseparables. 

Los mexicanos mantienen ante la muerte un profundo respeto y lo demuestran con tremendo orgullo cada año en el Día de Muertos.

Mientras en buena parte del planeta esta fecha está marcada por la tristeza y las lágrimas, en México se rodea de un halo de fiesta y color, de celebración a la vida y de reencuentro con los difuntos que se cree que regresan a nuestro mundo por un día.

La fiesta tiene como objeto honrar y celebrar la vida de los antepasados, de los muertos queridos y de los muertos ejemplares.

En este sentido, se los regala con todo tipo de ofrendas y se levanta un altar en su memoria dentro de las casas.

 

¿Cómo te puede ayudar la lección de la historia del del fraile?

La fiesta de los difuntos

Los primeros días de Noviembre, hay muchos países en Latinoamérica y Europa, que celebran ceremonias relacionadas con la muerte, y/o la vida después de la muerte.

Por ejemplo en Ecuador, se celebra el Día de los Difuntos, para honrar la vida de los seres queridos que han partido de este mundo.

Las celebraciones del Día de los Difuntos consisten de vigilias y visitas a los cementerios donde se llevan ofrendas de flores y comida tradicional a los difuntos.

En la mayoría de los países de tradición cristiana todos los años la Iglesia celebra a comienzo del mes de noviembre los días de Todos los Santos fieles difuntos.

Muchas personas acuden previamente a los cementerios para poner flores sobre las tumbas y nichos de los seres queridos.

Al estar relacionado ambos días con la muerte, muchas veces no se es consciente de lo que realmente se celebra, al confundir a menudo las fechas y el motivo de las celebraciones ¿Sabes qué es lo que realmente se celebra cada uno de estos días?

Reflexiones sobre la lección de la historia del del fraile.

El día 1 de noviembre fiesta de todos los san y el día 2 de los difuntos

La Iglesia celebra el 1 de noviembre la festividad de Todos los Santos, es decir, todas aquellas personas anónimas que ya son santos. Esta fiesta nos recuerda que todos somos llamados a la santidad en esta vida.

Como dijo el Papa Francisco durante el Ángelus del 2 de noviembre del año 2014: «Ayer celebramos la solemnidad de Todos los santos, y hoy la liturgia nos invita a conmemorar a los fieles difuntos.

Estas dos celebraciones están íntimamente unidas entre sí, como la alegría y las lágrimas encuentran en Jesucristo una síntesis que es fundamento de nuestra fe y de nuestra esperanza.

El Santo Padre añadió: El recuerdo de los difuntos, el cuidado de los sepulcros y los sufragios son testimonios de confiada esperanza, arraigada en la certeza de que la muerte no es la última palabra sobre la suerte humana, puesto que el hombre está destinado a una vida sin límites, cuya raíz y realización están en Dios»

Repuesta a la adivinanza: La cebollas

Respuesta al acertijo: El caramelo

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *