Belen Cribs Kids - Banner

La gaviota de Punta Umbría

🪶 La gaviota de Punta Umbría. Un cuento con moraleja de superación 🪶

0
(0)

Disfruta con la fábula de «La gaviota de Punta Umbría«, una historia aleccionadora que te puede ayudar en tu vida. Si sigues leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando

¿Te has preguntado alguna vez cuando lees una fábula, leyenda o cuento en que te puede ayudar en tu vida?. Si dudas sigue leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

No importa la edad que tengas; una fábula como una parábola te marca un camino que puedes  seguir.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.

🪶La gaviota de Punta Umbría

Hola, amigos. Hoy quiero contaros lo que ocurrió hace muchos años en Punta Umbría, un pueblo de la costa onubense:

Vivía allí una niña llamada Sofía, que se sentía descontenta en su casa y siempre estaba protestando porque quería lo contrario de lo que sus padres por su bien le pedían. En cierta ocasión en que se encontraba paseando por la ría, se quedó contemplando cómo las gaviotas volaban, sin apenas mover las alas, suspendidas en el aire, dejándose balancear de un lado a otro, y lo hacían con tanta naturalidad y disfrute que ella deseó intensamente ser gaviota. Estaba en este pensamiento cuando a su lado se posó un pájaro grandote que le musitó:

―¿De verdad quieres ser gaviota?

Ella observó perpleja al animal en cuestión, una hermosa gaviota, y sin dar crédito a lo que tenía ante sus ojos, contestó sin pestañear siquiera:

―Pues sí, me encantaría ser gaviota… como tú, porque puedes volar, nadar y caminar y dejarte llevar por el viento, y ascender, y bajar, y surcar el cielo azul a tu antojo. Además, puedes sobrevolar las olas a punto de romperse o, batiéndose en el espigón, salpicarte las plumas con la espuma blanca y húmeda que producen.

―Pues… si es así ―le contestó la gaviota―, yo soy Alcíone, una gaviota con poderes mágicos, y si es esa tu voluntad, te convertiré en gaviota, pero…, ojo,  a partir de ese momento dejarás de ser una niña como ahora.

Sofía, sin pensárselo dos veces, dijo:

―No me importa: estoy harta de estar en mi casa y quiero ser gaviota, quiero ser gaviota…

Alcíone, a la vista del entusiasmo que Sofía ponía en convertirse en gaviota, tocó con las plumas de una de sus alas a la niña y esta tomó inmediatamente cuerpo de gaviota, si bien su cabeza, cara, ojos, nariz y boca seguían siendo de niña.

Sofía se miró de arriba abajo y, ni corta ni perezosa, levantó el vuelo y comenzó a volar sobre las barcas que navegaban por la ría. Luego sobrevoló los tejados del pueblo y, desde las alturas, observó su casa, muy cerca del ayuntamiento, y el balcón donde se sentaba muchas veces a ver el trajín de las personas que iban y venían de la playa mientras se comía un helado de limón, que tanto le gustaban. Aquello que estaba viviendo ahora en sus propias carnes era un maravilloso y peculiar espectáculo.

Tras planear muchas horas, cuando la luz naranja del atardecer convierte a las gaviotas en siluetas contra el cielo, sintió hambre, pero, como no tenía pico, se dio cuenta de que no podía pescar peces como lo hacían las otras gaviotas.

―Vaya ―se dijo a sí misma― ¿qué puedo hacer?: mis manos se han convertido en alas. De esta forma, acabaré muriendo de hambre y de sed porque, para colmo, el agua salada no la soporto.

Viéndose en esa situación, comenzó a llorar y a llorar, implorando el favor de Alcíone para que la volviera a su cuerpo anterior de niña.

La gaviota Alcíone se posó a su lado y le preguntó:

―¿A qué se debe ese llanto tan desconsolado?

Ella, intentando contener las lágrimas, exclamó entrecortadamente:

―No… puedo… comer… como… las… demás… gaviotas, y si sigo así moriré.

Alcíone, serenamente, acarició a Sofía con una de sus alas, limpiándole sus desconsoladas lágrimas, y le precisó:

―Mi pequeña, hay sueños que están fuera de nuestro alcance debido a nuestra propia naturaleza. Nacemos y morimos como Dios nos ha creado. Tú no has querido ser la niña que eras, y tienes que pechar a partir de ahora con las consecuencias. Lo tendrías que haber pensado mejor.

La niña irrumpió en un llanto más copioso de nuevo y, ante la dulce y paternal mirada de Alcíone, le expuso:

―Imploro tu perdón. Qué bien he aprendido la lección. Quiero volver con mis padres. A partir de ahora procuraré no ser tan protestona y dejarme cuidar por mis padres.

Viendo Alcíone que su arrepentimiento era sincero le dijo:

―Mira, ten siempre muy en cuenta que solo debes aspirara hacer todo lo que dependa de ti.

Nuevamente el ala de la gaviota Alcione tocó a la niña convertida en gaviota y, en un plisplás, esta volvió a su primitivo estado.

Cuando Sofía se vio convertida de nuevo en niña, se sintió super-feliz y le espetó a la gaviota:

―Muchas gracias. ―Cómo podré pagarte esta hermosa lección que me has dado?

―Cumpliendo todo aquello que tus padres te digan para tu bien ―concluyó Alcíone.

Y diciendo esto, la gaviota de Punta Umbría levantó el vuelo y, agitando sus alas, ascendió armoniosamente por el cielo azul puntaumbrieño hasta desaparecer de la vista de Sofia. Eso fue, como os decía al principio, amigos, hace muchos años, en un pueblo de la costa onubense. Allí me lo contaron.

🎥El vídeo de la gaviota de Punta Umbría

Moraleja: No quieras ser aquello que es imposible por tu naturaleza, pero si esforzarte por superarte cada día.

📜Comprensión lectora

0

La gaviota de Punta Umbría

¡Ponte a prueba y responde a este trivia y descubre cuanto has comprendido sobre esta fábula!

1 / 6

¿Cómo se llama el pueblo donde ocurre la historia?

2 / 6

¿Cómo se llamaba la niña?

3 / 6

¿Qué quería ser la niña?

4 / 6

¿Cómo se llamaba el ave que se encontró la niña?

5 / 6

¿De que provincia era el pueblo?

6 / 6

¿Por donde paseaba la niña?

Tu puntación es

The average score is 0%

0%

1.- ¿Cómo se llama el pueblo donde ocurre la historia?

A.- Punta Cana

B.- Punta Prima

C.- Punta Prima

2.- ¿Cómo se llamaba la niña?

A.- Sonia

B.- Sofía

C.- Sofonías

3.- ¿Por donde paseaba la niña?

A.- Por el rio

B.- Por la playa

C.- Por la ría

4.- ¿Qué quería ser la niña?

A.- Pájaro

B.- Paloma

C.- Gaviota

5.- ¿Cómo se llamaba el ave que se encontró la niña?

A.- Alberone

B.- Alcione

C.- Alcibar

6.- ¿De que provincia era el pueblo?

A.- De Sevilla

B.- De Cádiz

C.- De Huelva

☑️Actividades

⌛1.- Adivina adivinanza:

Blanca por dentro, verde por fuera. Si quieres te lo digo, espera.

❓2.- Acertijo:

Amarillo por fuera, blanco por dentro, tienes que pelarlo para comerlo.

👉¿Cuál es la moraleja de la fábula del cuento de la gaviota de Punta Umbría?

La moraleja del cuento de “La gaviota de Punta Umbría” nos dice que no podemos aspirar a aquello que por naturaleza no podemos, pero sí que debemos esforzarnos por superarnos en todo cada día.

Es decir, hemos de aumentar nuestra autoestima sabiendo quienes somos y lo que somos capaces.

la autoestima tiene poco que ver con nuestro talento real o nuestra capacidad, pero constituye la piedra angular sobre la que podemos superarnos a nosotros mismos.

Colección especial de fábulas y cuentos infantiles
En BelenCribs encontrarás muchas fábulas, cuentos infantiles e historias dedicadas a los niños y a su formación en valores. Entra en las secciones y visita el cuento que más te guste. Tambien podrás realizar las actividades que te hemos preparado:

👉¿Cómo te puede ayudar la moraleja de la fábula del cuento de la gaviota de Punta Umbría?

Las personas con baja autoestima o con una visión pobre sobre sí mismos y sus capacidades pensarán: ¿Superarme? ¿Para qué?

Son esas personas que no quieren esforzarse por nada, son incapaces de ir más allá y como consecuencia echan la culpa a su situación o a su entorno.

A esas personas hemos de decirle que siempre es posible superarse.

Como dice Robinson “Nadie puede volver atrás y empezar un nuevo comienzo, pero cualquiera puede comenzar hoy mismo y hacer un nuevo final”

👉Reflexiones sobre la moraleja de la fábula del cuento de la gaviota de Punta Umbría.

Solo conociéndonos a nosotros mismos y explorando nuestros talentos seremos capaces de empezar a desarrollar todo nuestro potencial.

Solo atreviéndonos a ser nosotros, aceptándonos como somos, con sus ventajas e inconvenientes podremos empezar mejorar nuestra autoestima.

Piensa: nadie es bueno en todo, ni malo en todo. Afírmate en lo que eres bueno y analiza lo que te haga sentir mal e intenta cambiar lo que esté mal.

Una autoestima sana implica ser conscientes tanto de nuestras fortalezas como de nuestras debilidades.

 

Repuesta a la adivinanza: La pera

Respuesta al acertijo: El plátano

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *