❤️ Miremos el belén. Mirar el pesebre transmite esperanza ?

0
(0)

Miremos el belén.

¿Por qué hemos de mirar al pesebre o nacimiento o Belén?

Porque el pesebre transmite la esperanza decía el Papa Francisco en diciembre de 2016.

Acerquémonos a la escena del pesebre o misterio y aprendamos lo que nos dicen cada uno de los personajes que la conforman.

El pueblo de Belén

Belén era un pueblecito donde mil años antes había nacido David, el pastor, y luego rey de Israel y ahora nace el verdadero pastor de todas las almas y el rey de reyes..

Si nos detenemos en mirar a María, observaremos a una joven que con su sí, animada por su fe, se convirtió en la madre de Dios puerta de nuestra esperanza.,

Después detendremos nuestra mirada en San José que está junto a María, contemplando a aquel Niño, nacido por obra del Espíritu Santo, y que el mismo Dios ordenó llamarle ‘Jesús’, nuestro salvador.

Más alejados encontramos los pastores, personas humildes, que traen regalos al Niño que es el Mesías esperado por el pueblo, el Dios hecho hombre.

Y por último vemos muchos ángeles que con sus cantos anuncia gloria a Dios en el cielo, y sobre la tierra paz a los hombres de buena voluntad

El Papa Francisco nos indicó que con el Nacimiento del Mesías “la esperanza de la salvación entró en el mundo, y esa esperanza es la certeza de estar en el camino hacia el Padre que nos espera en el cielo.

Años antes el Papa San Juan Pablo II hablando del belén dijo: “Cuando en un hogar, aula, institución o en la calle se instala un Belén, no importa si grande o pequeño, sencillo o sofisticado, el belén constituye una manifestación de arte y cultura.

El pesebre transmite esperanza según el Papa Francisco

Cuando se habla de la esperanza, muchas veces se refiere a lo que no está en el poder del hombre y que no es visible.

De hecho, lo que esperamos va más allá de nuestras fuerzas y nuestra mirada.

Pero el Nacimiento de Cristo, inaugurando la redención, nos habla de una esperanza distinta, una esperanza segura, visible y comprensible, porque está fundada en Dios.

Él entra en el mundo y nos dona la fuerza para caminar con Él – Dios camina con nosotros en Jesús -, caminar con Él hacia la plenitud de la vida; nos da la fuerza para estar de una manera nueva en el presente, a pesar de ser difícil.

Entonces, esperar para el cristiano significa la certeza de estar en camino con Cristo hacia el Padre que nos espera.

La esperanza jamás está detenida, la esperanza siempre está en camino y nos hace caminar.

Esta esperanza, que el Niño de Belén nos dona, ofrece una meta, un destino bueno en el presente, la salvación para la humanidad, la bienaventuranza para quien se encomienda a Dios misericordioso.

San Pablo resume todo esto con la expresión: «Solamente en esperanza hemos sido salvados» (Rom 8,24).

Es decir, caminando de este modo, con esperanza, somos salvados. Y aquí podemos hacernos una pregunta, cada uno de nosotros:

¿yo camino con esperanza o mi vida interior está detenida, cerrada?

¿Mi corazón es un cajón cerrado o es un cajón abierto a la esperanza que me hace caminar?

Hemos de ir acompañados de Jesús.

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.