La hormiga y la luciérnaga

La hormiga y la luciérnaga. Una fábula con moraleja

4.7
(3)

Disfruta con la fábula de la hormiga y la luciérnaga, una historia aleccionadora que te puede ayudar en tu vida. Si sigues leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

¿Te has preguntado alguna vez cuando lees una fábula en que te puede ayudar en tu vida?. Si dudas sigue leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

No importa la edad que tengas; una fábula como una parábola te marca un camino que puedes seguir.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.

? La hormiga y la luciérnaga

Una noche de verano una hormiga se encontraba desconsolada porque no encontraba su hormiguero, daba vueltas y más vueltas pero cada vez se alejaba más de su agujero.

Que será de mí, se lamentaba la desdichada hormiga y comenzó a llorar. De pronto vio una lucecita que parpadeaba y se dirigió hacia ella para preguntar si allí había alguien que supiera donde se encontraba su casa.

Cuando llegó vio que era una luciérnaga que con su lucecita iluminaba el camino por donde caminaba. La luciérnaga al ver a la hormiga llorando se paró y le preguntó ¿Por qué lloras? He perdido mi sendero y no se regresar a mi hormiguero.

Estaban dialogando cuando un lagarto saco su larga lengua para devorarlas. Las dos se escondieron en un agujero próximo. El lagarto no cejaba en su intento en engullir tan sabroso alimento.

La hormiga muerta de frío y miedo le pidió a la luciérnaga que le ayudara salir de aquel trance mortal. La luciérnaga viéndose también en peligro le dijo a la hormiga rápido móntate en mis espaldas que voy a emprender un vuelo para llevarte a tu hormiguero.

La hormiga se subió y la luciérnaga comenzó a volar. La hormiga que iba muy atenta le dijo a la luciérnaga ahora veo mi hormiguero está debajo de aquel montoncito de pajas junto al árbol.

Efectivamente la luciérnaga vio a muchas hormigas que acarreaban comida hacia el hormiguero. La luciérnaga planeó y se posó cerca del hormiguero.

Allí se bajó la hormiga que corrió hacia el agujero dando las gracias a la luciérnaga por haberse portado tan bien con ella. La luciérnaga agitó sus alas y levanto el vuelo para volver de nuevo al bosque.

?El vídeo de la hormiga y la luciérnaga

Moraleja: Cuando veas a alguien que te necesita ayúdale, habrás hecho un bien.

? Comprensión lectora

8

La hormiga y la luciérnaga

¡Ponte a prueba y responde a este trivia y descubre cuanto has comprendido sobre esta fábula!

1 / 6

¿Qué le preguntó la luciérnaga?

2 / 6

¿Qué hizo la hormiga cuando se vio perdida?

3 / 6

¿Qué vio la hormiga a lo lejos?

4 / 6

¿Qué vieron la hormiga y la luciérnaga?

5 / 6

¿Por que se encontraba la hormiga desconsolada?

6 / 6

¿Qué le dijo la luciérnaga a la hormiga?

Tu puntación es

The average score is 83%

0%

1.- ¿Por que se encontraba la hormiga desconsolada?

A.- Porque había perdido una pata

B.- Porque había perdido el camino

C.- Porque no encontraba su hormiguero

2.- ¿Qué hizo la hormiga cuando se vio perdida?

A.- Comenzó a cantar

B.- Comenzó a llorar

C.- Comenzó a andar

3.-¿Qué vio la hormiga a lo lejos?

A.- Una casita

2.- Una lucecita

3.- Otra hormiguita

4.- ¿Qué le preguntó la luciérnaga?

A.- ¿Por que te ríes?

B.- ¿Por que cantas?

C.- ¿Por que lloras?

5.- ¿Qué vieron la hormiga y la luciérnaga?

A.- Un lobo

B.- Un lagarto

C.- Un ratón

6.- ¿Qué le dijo la luciérnaga a la hormiga?

A.- Móntate en mis espaldas

B.- Súbete a un árbol

C.- Sal corriendo

Test de ortografía: La hormiga y la luciérnaga

1. _ueltas

 
 

2. aleja_a

 
 

3. _orar

 
 

4. engu_ir

 
 

5. tra_ce

 
 

☑️ Actividades

⌛ Adivina adivinanza:

En dos castañuelas voy encerrado y al sacarme del mar me pongo colorado

❓ Acertijo

Con su risa mañanera toda la playa alborota, pescadora y marinera, ¿Qué ave será?

Si no sabes las respuestas las tienes al final de página

✍️3.- Dibuja una hormiga y una luciérnaga

✍️4.- Escribe el nombre se seis insectos

?¿Cuál es la moraleja de la fábula de la luciérnaga y la hormiga ?

La moraleja que sacamos de la fábula de la luciérnaga y la hormiga es que cuando veamos a alguien que nos necesita le ayudemos, habrás hecho un bien.

Hay un proverbio que dice: “haz el bien y no mires a quién”

Es por ello, que hemos de hacer el bien de forma desinteresada, sin esperar recompensa.

?¿Cómo te puede ayudar la moraleja de la fábula de la luciérnaga y la hormiga?

La luciérnaga, de la fábula, ayuda a la hormiga a salir de su situación angustiosa sin esperar a que se lo pagara, por lo tanto la luciérnaga ha echo el bien sin mirar quien era. Ayuda porque ve una necesidad y ella podía socorrerla.

En el libro de lo Proverbios(3,27) dice: no niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando esté en tu mano hacerlo.

Colección especial de fábulas y cuentos infantiles
En BelenCribs encontrarás muchas fábulas, cuentos infantiles e historias dedicadas a los niños y a su formación en valores. Entra en las secciones y visita el cuento que más te guste. Tambien podrás realizar las actividades que te hemos preparado:

?Reflexiones sobre la moraleja de la fábula de la luciérnaga y la hormiga.

En el Evangelio de san Lucas (10, 29-37) se describe uno de los pasajes mas entrañables de hacer el bien sin importar a quién, dice así:

Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de salteadores, que, después de despojarle y golpearle, se fueron dejándole medio muerto.

Casualmente, bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verlo, dio un rodeo.

De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio lo vio y dio un rodeo.

Pero un samaritano que iba de camino llegó junto a él, y al verlo tuvo compasión; y, acercándose, vendó sus heridas, echando en ellas aceite y vino; y montándolo sobre su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y cuidó de él.

Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y dijo: “Cuida de él y, si gastas algo más, te lo pagaré cuando vuelva.”

Jesús termina la parábola preguntando ¿Quién de estos tres te parece que fue prójimo del que cayó en manos de los salteadores?

Al samaritano no miró ni le importó que fuera judío lo que vio es que aquel hombre estaba herido y necesitaba ayuda.

Por lo tanto, si cada día intentamos hacer el bien a los demás nuestra propia vida mejorará.

Es otra forma de decir que la bondad siempre tiene su recompensa y que el bien vence al mal.

 

Repuesta a la adivinanza: El mejillón

Respuesta al acertijo: La gaviota

 

 

 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.7 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría recibir tu opinión por favor deja tu comentariox
()
x