🦊 El zorro y la perdiz. Cuento de origen chileno ❤️

0
(0)

 

Hola, amigos hoy os voy a contar esta bonita historia.

Había una vez un zorro que tenía una boca muy grande y una voz era horrible.

Como el zorro cantaba muy mal, no conseguía encontrar novia.

Como él no quería pasar el resto de su vida solo, quería encontrar una solución.

El zorro probó de todo. Tomó muchas yemas de huevo para aclarar la voz… pero no había manera.

Después de mucho pensar encontró la solución: hablaré con la perdiz

Todos los habitantes de aquel lugar sabían que la perdiz era tremendamente generosa y amable. Y, además, cantaba muy bien.

El zorro busca solución

Así que sin pensárselo dos veces. se dirigió a la casa de la perdiz moteada. Ella, al ver aparecer el zorro, se asustó, pero el zorro le dijo: no tengas miedo vengo a pedirte un favor

Dime que quieres.

Estoy desesperado, necesito cantar bien. Si no lo consigo, no encontraré novia.

– Bueno, lo que veo es que tienes la boca demasiado grande. Para cantar bien, necesitas una boca más pequeña.

¿No te has fijado nunca en que los animales que mejor cantan tienen la boca pequeña?

Es verdad – asintió el zorro- Pero ¿Qué puedo hacer?

Tranquilo, que tengo la solución.

Si tú consigues que cante bien, te daré todo lo que me pidas, te daré una recompensa

Entonces espera aquí que en seguida vuelvo.

La perdiz regresó con hilo y aguja. y el zorro se asustó:

Pero Perdiz ¿Qué vas a hacer?

No temas, que apenas te dolerá. Necesitamos hacer la boca un poco más pequeña…

Cosió la boca del zorro por ambos lados.

Intenta cantar ahora

El zorro se dio cuenta de que, al cantar, su voz era mucho más bonita. ¡Al fin podría encontrar novia!

¡Gracias, Perdiz! ¡Me voy en seguida a buscar novia! dijo el zorro.

Espera, Zorro ¿Qué hay de mi recompensa?

¿Recompensa?  Ten cuidado, que aún sigo siendo un zorro, y aún con la boca más pequeña, te puedo comer.

La perdiz, se alejó de allí volando.

El zorro, contento, se fue a su casa. Y como estaba cansado, se echó a dormir.

La perdiz quiso darle una lección. Se acercó sigilosa hasta su oído y le gritó lo más alto que pudo.

El zorro, asustado, dio un brinco al ver a la perdiz abrió todo lo que pudo la boca para comerse la perdiz.

Al hacerlo, se soltaron todos los puntos y la boca se rajó aún más, quedando más grande que antes.

La perdiz se fue de allí satisfecha: el zorro ahora tenía su lección.

De esa manera jamás podría cantar.

Moraleja: no haga mal a nadie y menos al que te hace un favor.

 

Comprensión lectora

1.- ¿Cómo tenía el zorro la boca?

A.- Muy pequeña

B.- Muy grande

B.- Muy fea

2.- ¿Cómo era su voz?

A.- Estupenda

B.- Alta

C.- Horrible

3.- ¿Para que quería tener una buena voz?

A.- Para cantar bien

B.- Para encontrar novia

C.- Para encontrar amigos

4.- ¿Qué le dijo el zorro que le daría a la perdiz?

A.- Una lechuga

B.- Una canción

C.- Una recompensa

5.- ¿Qué hizo la perdiz en la boca del zorro?

A.- Cosérsela

B.- Limpiársela

C.- Nada

6.- Cuando el zorro se fue a su casa ¿Qué hizo?

A.- Cantar

D.- Dormir

C.- Gárgaras

Actividades

Adivina adivinanza

Redondo, redondo como un queso y tiene el rabo tieso.

Acertijo

Entre dos piedrecitas blancas una flor amarilla.

Si no sabes las respuestas las tienes al final de página

¿Cuál es la moraleja de la fábula del zorro y la perdiz?

No haga mal a nadie y menos al que te hace un favor.

Todo el que obra mal, al final irá mal. Puede ocurrir que al principio las cosas le salgan como lo había planeado, pero tarde o temprano alguien le pasará factura aquí en la tierra o en el cielo.

¿Cómo te puede ayudar la moraleja de la fábula del

zorro y la perdiz?

Sus palabras dicen lo que pretendía ser, mas sus acciones dicen lo que realmente era, un zorro

Reflexiones sobre la moraleja de la fábula del

zorro y la perdiz.

 

Repuesta a la adivinanza: La sartén

Respuesta al acertijo: El huevo

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *