El abuelo y el nieto

El abuelo y el nieto

0
(0)

Disfruta con la fábula “El abuelo y el nieto“, una historia aleccionadora que te puede ayudar en tu vida. Si sigues leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.

Recuerda que puedes subscribirte de forma gratuita para estar al tanto de todas nuestras novedades, y apoyar a la web.

El abuelo y el nieto

Un día soleado de otoño estaba Juanito sentado junto a su abuelo en un banco del jardín cuando fijándose en su cara le dijo:
Abuelo, veo que tienes muchas arrugas en la cara.

El abuelo sonrió, y le contestó:

Ya lo sé, es un signo de la vejez, pero debajo de cada una de esas arrugas guardo el recuerdo de algo que aprendí.

– Mira -se puso a explicar el anciano- con esta aprendí que era mejor perdonar que guardar rencor, con esta aprendí que es mejor escuchar que hablar, con esta otra aprendí que es más importante dar que recibir.

Proseguía el anciano:

Cada una tiene una enseñanza, envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, y la vista más amplia y serena.

– Escucha este poema de Mario Benedetti que dice: “Todavía tengo casi todos mis dientes / casi todos mis cabellos y poquísimas canas / puedo hacer y deshacer el amor / trepar una escalera de dos en dos / y correr cuarenta metros detrás del autobús / o sea que no debería sentirme viejo / pero el grave problema es que antes no me fijaba en estos detalles”.

La vejez es un don de madurez y sabiduría pues ser anciano es tan importante y hermoso como ser joven.

Entonces el abuelo le preguntó a su nieto

¿Y tú? ¿Qué lección guardas en tu corazón?

El nieto se quedó pensando un momento. Luego sonrió y dijo

He visto que estás lleno de sabiduría y no importa lo viejo que llegues a ser, abuelo, porque…. ¡lo único que importa es que te quiero!

🎥El vídeo del abuelo y el nieto

 

📜Comprensión lectora

1.- ¿Cómo se llama el nieto?

A.- Juanito

B.- Pepito

C.- Pedrito

2.- ¿Dónde se sentaron?

A.- En la mesa

B.- En un banco

C.- En el sofá

3.- ¿En qué se fijó el nieto?

A.- En su chaqueta

B.- La cara

C.- El pelo

4.- ¿De que era signo?

A.- De salud

B.- De alegría

C.- De vejez

5.- ¿Qué había debajo de cada arruga?

A.- Recuerdo de algo

B.- Recuerdo de amistad

C.- Recuerdo un amigo

6.- ¿Qué es ser anciano?

A.- Es tan importante y hermoso como ser joven

B.- Es tan importante y bueno como ser joven

C.- Es tan bueno y hermoso como ser joven

☑️Actividades

⌛1.- Adivina adivinanza:

Tengo agujas pero no sé coser, tengo números pero no sé leer, las horas te doy, ¿Sabes quién soy?

2.- Acertijo:

Blanca por dentro, verde por fuera. Si no sabes, espera. ¿Qué es?

Si no sabes las respuestas las tienes al final de página

TEST DE ORTOGRAFÍA

1. a_uelo

 
 

2. _anco

 
 

3. _ardín

 
 

4. e_plicar

 
 

5. i_portante

 
 

👉¿Cuál es la moraleja de la fábula de la abuela y la nieta?

“El exceso de velocidad pulveriza la vida” dijo el Papa Francisco en su catequesis sobre la vejez

Hoy en día hace falta destacar la figura del anciano, que se entienda bien que el anciano es una bendición para la sociedad. A menudo, dice el Papa Francisco, los ancianos son vistos como “un peso”. Por ello el Pontífice ha comenzado, en sus Audiencias, una serie de reflexiones sobre la ancianidad. Quiere mostrar el sentido y el valor de la vejez, siendo una de las cuestiones más urgentes que la familia humana está llamada a afrontar.

 

 

👉¿Cómo te puede ayudar la moraleja de la fábula de la abuela y la nieta?

La vejez llega e importa aceptarla. El Papa Francisco reflexionó sobre las palabras del profeta Joel: «Vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones». Las interpretó diciendo que cuando los ancianos comunican sus sueños, los jóvenes ven bien lo que deben hacer. Pero si los jóvenes no conocen esos sueños, les costará llevar su presente y soportar su futuro. Por ello, los ancianos han de comunicar esos sueños y los jóvenes, a su vez, han de escucharlos. Porque si los jóvenes se encorvan en su smartphone, dice el Papa, aunque la pantalla permanezca encendida, la vida se apaga antes de tiempo.

👉Reflexiones sobre la moraleja de la fábulade la abuela y la nieta.

A la vejez le ha de ser restituida su dignidad; es un don para todas las edades de la vida. Es un don de madurez y de sabiduría. Aunque hay planes de asistencia, faltan proyectos creativos de existencia para hacerles vivir en plenitud. Pues ser anciano es tan importante —y hermoso— como ser joven. Hay que recuperar la alianza entre las generaciones, pero ¿hay amistad entre las diferentes edades de la vida o prevalece la separación?

Importa que haya un coloquio. Los jóvenes deben hablar con los ancianos, y los ancianos con los jóvenes. Y este puente será la transmisión de la sabiduría en la humanidad. Los ancianos puedan ofrecer los sueños y los jóvenes puedan recibirlos para llevarlos adelante.

“La alianza de las generaciones es indispensable”

“La alianza visible de las generaciones, que armoniza los tiempos y los ritmos, nos devuelve la esperanza de no vivir la vida en vano. Los ritmos de la vejez son un recurso indispensable para captar el sentido de la vida marcada por el tiempo. Gracias a esta mediación, se hace más creíble el destino de la vida en el encuentro con Dios: un diseño que está escondido en la creación del ser humano ‘a su imagen y semejanza’ y está sellado en el hacerse hombre del Hijo de Dios”.

El Papa Francisco consideró que la frase clave es “perder el tiempo” y preguntó: “¿Tú sabes perder el tiempo, o tú estás siempre apurado por la velocidad? “No, tengo prisa, no puedo…”? ¿Sabes perder el tiempo con los abuelos, con los ancianos? ¿Sabes perder el tiempo jugando con tus hijos, con los niños? Este es el punto de referencia. Piensen un poco”.

Repuesta a la adivinanza: El reloj

Respuesta al acertijo: La pera

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.