El leñador avaricioso

5
(1)

Este cuento-fábula te habla de que es mejor tener amigos que oro, porque el que tiene un amigo tiene un tesoro. Disfruta con la fábula “El leñador avaricioso”, una historia aleccionadora que te puede ayudar en tu vida. Si sigues leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.
Recuerda que puedes subscribirte de forma gratuita para estar al tanto de todas nuestras novedades, y apoyar a la web.

El leñador avaricioso

 

Había una vez un leñador que trabajaba de sol a sol cortando leña. Trabajaba tanto que no le quedaba tiempo para nada más. Por eso iba siempre con la ropa vieja y rota. No tenía tiempo ni para cortarse el pelo o afeitarse la barba.
Los vecinos se decían: vamos a comprarle la leña al pobre leñador para que pueda comer ya que se le ve tan pobre…. De esta manera le ayudaremos a salir de su pobreza.

Así, con el paso de los años, el leñador amasó una pequeña fortuna. Pero nadie lo sabía.

Un día, en los alrededores del pueblo hubo un gran incendio. Al ver que el fuego avanzaba hacia las casas, los vecinos dijeron:

—¡Leñador, echa una mano! Coge tu hacha y corta todos los que veas que se puede encender y así no se extenderá el fuego a las casas.

No puedo perder el tiempo ayudándoles, tengo que hacer muchas cosas, me marcho a casa.
—Ahora que nos hace falta se ha marcha, que poco generoso es ese hombre. En los momentos más decisivos nos deja solos. Iremos a su casa a rogarle que nos ayude.
Cuando llegaron a su casa lo encontraron contando el dinero y metiéndolo en bolsas. El vecino, no podían creérselo.
—¿Qué haces, hombre que no ayudas? ¿Como tienes tanto dinero? nosotros siempre te hemos ayudado pensando que eras pobre… tus nos has engañado.
Los vecinos al ver aquello lo dejaron solo.
Durante los días siguientes todos los vecinos colaboraron para reparar todo lo dañado.

A partir de aquel momento nadie volvió a comprarle leña.

Pasaron unos años y una epidemia asoló el pueblo. Como el leñador no se relacionaba con nadie no se infectó.
En esta ocasión, el leñador, al enterarse de lo que ocurría, cogió su dinero y viajó a la ciudad. Allí contrató médicos y compró medicinas y vacunas, con lo que salvó a todos sus vecinos.
Desde entonces el leñador se reconcilio con sus vecinos y nunca más volvió a estar solo.

Moraleja: Ser querido y tener gente con la que compartir el tiempo es lo mejor de la vida.

El vídeo de El leñador avaricioso

 

Ejercicio de comprensión lectora.

Ahora que has completado la lectura de “El leñador avaricioso” ahora puedes realizar este trivia que hemos preparado para probar tu comprensión lectora. ¡Vamos a ello!
{Quiz}
Si lo prefieres, aquí te dejamos todas las preguntas para que lo imprimas y practiques en casa o en el cole.

1.- ¿Cuánto tiempo trabajaba el leñador?
A.- Dia y noche
B.- Muchas horas
C.- De sol a sol
2.- ¿Cómo iba vestido?
A.- Con ropa elegante
B.- Con ropa usada
C.- Con ropa vieja
3.- ¿Qué decían los vecinos?
A.- Que se afeitara
B.- Comprarle la leña
C.- Que se peinara
4.- ¿Qué pasó al paso de los años?
A.- Se afeitó
B.- Amasó un pan
C.- Amasó una pequeña fortuna
5.- ¿Qué ocurrió en los alrededores del pueblo?
A.- {Hubo un festival
B.- {Hubo un gran incendio
C.- Hubo un gran jolgorio
6.- ¿Qué ocurrió al cabo de los años en el pueblo?
A.- Hubo muchas fiestas
B.- Hubo un epidemia
C.- Hubo una feria
&nsbp;

Actividades.

1.- Adivina adivinanza:

Es pequeña como una pera, pero alumbra la casa entera. ¿Qué es?

2.- Acertijo:

Nace en el mar, muere en el río. Ese es mi nombre, ¡pues vaya qué lío!

Las soluciones al final de página.

3.-Test de ortografía:

1. Tie_po

 
 

2. _ormona

 
 

3. desarro_o

 
 

4. deporti_o

 
 

5. juga_a

 
 

4.- JUEGO DEL AHORCADO

Completa las siguientes palabras con la letra correcta. Si no la sabes, búscala en el cuento.

Colección especial de fábulas y cuentos infantiles
En BelenCribs encontrarás muchas fábulas, cuentos infantiles e historias dedicadas a los niños y a su formación en valores. Entra en las secciones y visita el cuento que más te guste. También podrás realizar las actividades que te hemos preparado:

¿Qué nos enseña El leñador avaricioso?

La avaricia es un vicio . Como todo vicio, puede incrementarse hasta el punto de hacerse un problema patológico, o puede disminuir practicando las virtudes opuestas como la generosidad y el desprendimiento.

¿Cómo te puede ayudar El leñador avaricioso?

 

Podemos preguntarnos ¿Dónde está el límite entre la sana aspiración de todo ser humano de mejorar nuestra vida y el egoísmo?

¿Se podría decir que el ser humano es avaricioso? Son muchas las preguntas que podríamos plantearnos al respecto, por no hablar de la multitud de casos de avaricia que se podrían poner como ejemplo, aunque también de solidaridad y ayuda al prójimo.

No olvidemos que la avaricia es uno de los siete pecados capitales en el cristianismo, junto a la lujuria, la gula, la pereza, la ira, la envidia y la soberbia.

En el caso de la avaricia, hablamos de un pecado de exceso. Estos incluyen deslealtad o traición deliberada, especialmente para el beneficio personal.

A veces tenemos la sensación de que los hombres cada vez quieren para sí más bienes materiales, lo que nos hace perder el sentido de la realidad hasta el punto de que, a veces, nos hace sufrir por la obsesión de adquirir nuevos bienes.

Para algunos psicólogos expertos, el motivo por el que tenemos este sentimiento es por el miedo a no acumular lo suficiente en el futuro. Esto hace que, lo que posees en el presente, tampoco se disfrute.

Quienes tienen muy desarrollado el sentimiento de avaricia, corren el peligro de distorsionar la realidad, lo que les impide en ocasiones conectar a nivel emocional con los demás. Sin embargo, no son pocos los expertos que consideran que siempre que el ser humano cuente con unos principios éticos, su nivel de avaricia no le llevará a perder el control: “Una cosa es superarte a ti mismo y otra es escalar pisoteando al de al lado”, afirman.

Reflexión sobre El leñador avaricioso

“Cuanto más tiene, más quiere” es una expresión coloquial en nuestra lengua aplicable a determinadas personas. Sin embargo, lo que más mueve al individuo a la hora de anhelar y adquirir bienes materiales es tener más que otras personas de nuestro entorno.

Todo ello nos lleva a tener más bienes de los que realmente necesitamos para vivir con dignidad y convertirnos en esclavos de las modas y de nuestros miedos a no tener, o tener menos pertenencias que los demás. Al final, es una cuestión de poder. A veces, este ansia les hace cometer incluso delitos con tal de alcanzar su objetivo.

Hay estudios que demuestran que las personas avariciosas suelen ser más proclives a desarrollar problemas de ansiedad, depresiones y problemas de adicciones. Por ello, es mejor recurrir a una de los refranes más veraces y certeros para curar esta ansiedad. Eso de… “No es más feliz quien más tiene, sino el que menos necesita”.

Respuesta a la adivinanza: La bombilla

Respuesta al acertijo: Mario

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

5 1 Vota
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría recibir tu opinión por favor deja tu comentariox
()
x