El niño y el pez

El niño y el pez

0
(0)

Disfruta con la fábula “El niño y el pez“, una historia aleccionadora que te puede ayudar en tu vida. Si sigues leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.

Recuerda que puedes subscribirte de forma gratuita para estar al tanto de todas nuestras novedades, y apoyar a la web.

El niño y el pez

Había una vez un niño, llamado Manuel, que le gustaban mucho los peces porque se había criado cerca del mar. Como añoraba los peces se compró una pequeña pecera y compró un pececito para que le hiciera compañía.

Todos los días antes de marcharse al colegio lo saludaba: buenos días, Harry, como has pasado la noche, te traigo el desayuno seguro que te va a gustar el alimento que te he preparado.

El pez se ponía muy contento moviendo la cola de un lado para otro.

Antes de salir de casa el niño le decía: pórtate bien mientras yo estoy en el colegio, cuando regrese te volveré a saludar y ponerte un poco más de alimento.

El pez se despedía del muchacho a su manera mandándole besos cuando se aproximaba al cristal de la pecera abriendo y cerrando su boquita.

Un día que estaba estudiando inglés el muchacho le dijo: te voy a enseñar a hablar inglés. Mira, en ingles pez se dice fish y agua se dice water . Repite conmigo: el pez está en el agua. The fish is in the water .

El pez asomó su boquita por encima de la superficie del agua y dijo: The fish is in the wáter.

El niño se quedó boquiabierto porque nunca había oido hablar a un pez. Esto fue un estímulo para que el niño aprendiera todos los días algo de inglés con su pez.

Lo que nos queda duda es si el pez aprendió también

🎥El vídeo de El niño y el pez

Moraleja: con constancia y tenacidad se obtiene lo que se desea

📜Comprensión

1.- ¿Cómo se llamaba el muchacho?

A.- Martín

B.- Mario

C.- Manuel

2.- ¿Qué le gustaba mucho?

A.- Los helados

B.- Los patos

C.- Los peces

3.- ¿Qué compró?

A.- Una jaula

B.- Una pecera

C.- Una paloma

4.- ¿Qué otra cosa compró?

A.- Un pájaro

B.- Un pez

C.- Una guitarra

5.- ¿Como se llamaba el pez?

A.- Harry

B.- Horo

C.- Hiro

6.- ¿Qué hacía el niño antes de marcharse al colegio?

A.- Los deberes

B.- Lo saludaba

C.- Lo entretenía

☑️Actividades

⌛1.- Adivina adivinanza:

Entre pared y pared hay una santa mujer, que con el diente llama a la gente.

❓2.- Acertijo:

Zapatos de goma, ojos de cristal, con una manguera me alimentas y dentro de la cochera me guardas.
Colección especial de fábulas y cuentos infantiles
En BelenCribs encontrarás muchas fábulas, cuentos infantiles e historias dedicadas a los niños y a su formación en valores. Entra en las secciones y visita el cuento que más te guste. Tambien podrás realizar las actividades que te hemos preparado:

👉¿Qué nos enseña El niño y el pez?

La moraleja que sacamos de este cuento es que con constancia y tenacidad se obtiene lo que se desea.

En general, las personas somos más propensas a empezar algo y dejarlo por el camino, ya sea un estudio o un hobbie, a ejercitarse físicamente o alimentarse mejor. De ahí que la constancia como valor para educar a nuestros hijos sea fundamental, ya que ningún proyecto ni actividad puede llegar a buen puerto sin una base de esfuerzo y de constancia.

👉¿Cómo te puede ayuda El niño y el pez?

Cuando hablamos de constancia se refiere a la voluntad inquebrantable y continuada en la determinación de hacer una cosa o en el modo de realizarla.

La constancia es sinónimo de perseverancia, de voluntad, de tesón y de firmeza.

Algunas personas poseen el valor de la constancia, es decir, son perseverantes y determinadas ante un propósito, objetivo o decisión. Entonces, una persona es constante cuando es metódica, paciente, responsable, disciplinada y trabaja con tesón para conseguir sus metas.

Aprender a ser una persona constante es importante para enfrentarnos a las situaciones de la vida, tanto en nuestros entornos íntimos y cotidianos, como otros formales y profesionales.

Y ser constante en todo aquello que se emprenda es fundamental para evitar las frustraciones devenidas de no poder conseguir algo fácilmente.

👉Reflexión sobre El niño y el pez.

Para educar a nuestros hijos en la constancia es necesario tener presente que debemos conseguir crear en ellos el hábito. Y el hábito para conseguir la constancia es la repetición, es hacer una y otra vez algo, aún de mil maneras distintas, hasta conseguirlo.

De esta manera, los niños deben aprender como algo natural que nada se consigue a la primera y que todo requiere un esfuerzo, creatividad, y ganas, y que los problemas y las dificultades forman parte del camino.

Además, tal y como lo plantea el psiquiatra y catedrático Enrique Rojas en su libro 5 consejos para potenciar la inteligencia, la constancia es necesaria para desarrollar la inteligencia auxiliar. Junto con el orden, la voluntad, la motivación y la capacidad de observar y tomar nota, la constancia es un instrumento de la razón.

Repuesta a la adivinanza: La campana

Respuesta al acertijo: El coche

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.