La Cuaresma. Tiempo de preparación y esperanza

0
(0)

En este relato podrás descubrir como pue3sdesw vivir la Cuaresma

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varios relato, historias y fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.
Recuerda que puedes subscribirte de forma gratuita para estar al tanto de todas nuestras novedades, y apoyar a la web.

Nombre de la historia: La Cuaresma

 

Con el miércoles de ceniza comienza la Cuaresma y el Papa Francisco nos dice: La Cuaresma es tiempo de gracia en el que el desierto vuelve a ser el lugar del primer amor.

Dios educa a su pueblo para que abandone sus esclavitudes y experimente el paso de la muerte a la vida. Como un esposo nos atrae nuevamente hacia sí y susurra palabras de amor a nuestros corazones.

El éxodo de la esclavitud a la libertad no es un camino abstracto. Para que nuestra Cuaresma sea también concreta, el primer paso es querer ver la realidad.

Dios no se cansa de nosotros. «Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud

El desierto es el espacio en el que nuestra libertad puede madurar en una decisión personal de no volver a caer en la esclavitud.

Todo ser humano siente en su interior la seducción de los ídolos: el dinero, el poder, la vanagloria…

En la medida en que esta Cuaresma sea de conversión, entonces, la humanidad extraviada sentirá un estremecimiento de creatividad; el destello de una nueva esperanza.

El vídeo de la Cuaresma

 

 

 

Colección especial de fábulas y cuentos infantiles
Mi contenido

Reflexión sobre la Cuaresma

Es el tiempo litúrgico dentro de la Iglesia Católica donde nos preparamos para vivir el Misterio Pascual, es decir, la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, fundamento y verdad de nuestra fe.

Se inicia con el Miércoles de ceniza y termina la mañana del Jueves Santo con la Misa Crismal, su duración es de cuarenta días.

Es un tiempo donde la Iglesia nos invita a volver la mirada a Dios, un tiempo especial de perdón y reconciliación, purificación y renovación de la vida cristiana.

Se nos invita a vivir el camino hacia Jesús, de la propia conversión, de reflexionar sobre nuestra propia vida ante la de Él, recordando la caducidad y fragilidad de nuestra existencia.

Durante este camino, conocemos y apreciamos la Cruz de Jesús, ayudándonos ,de esta forma, a tomar la nuestra en nuestras vidas.

Estos cuarenta días de cuaresma nos recuerdan, distintos pasajes de la Biblia que acontecieron en distintos momentos, y que cabe mencionar los siguientes:

  • los cuarenta días del diluvio ( Gen. 7).
  • los cuarenta días de Moisés en el Sinaí ( Ex. 24, 12-18).
  • los cuarenta días de Jonás ( Jonás 3,4).
  • los cuarenta años del pueblo de Israel por el desierto para alcanzar la tierra prometida (Deuteronomio 9, 9-11).
  • los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto donde fue tentado antes de comenzar su vida pública (Mc 1. 12-13).

San Agustín decía: «…el tiempo de Cuaresma simboliza esta presente vida en la tierra, con sus adversidades y tribulaciones, y que el tiempo de la Pascua simboliza el gozo de la vida futura«.

¿Cómo vivirla?

Para vivir este tiempo de Cuaresma, es indispensable el encuentro con Dios. En este tiempo nos unimos al misterio de Jesús en el desierto.

Nos invita la Iglesia a vivir este tiempo de conversión, a través de distintos actos exteriores e interiores que ayuden a cambiar literalmente de vida, con una mirada a Dios más cercana.

Para ello, nos proponen diversas formas de penitencia en la vida cristiana (1434-1439 CIC), haciendo mención de tres principalmente: el ayuno, la oración y la limosna. éstas van unidas, y «expresan la conversión con relación a sí mismo, con relación a Dios y con relación a los demás«.

Añado este artículo de Pbro. José Martínez Colín que nos habla igualmente de la Cuaresma

Para saber

“La libertad es el instrumento que puso Dios en las manos del hombre para que realice su destino” (Emilio Castelar). Para esta Cuaresma el Papa Francisco escribió un mensaje con el lema: “A través del desierto Dios nos guía a la libertad”.

En la Sagrada Escritura, se relata cómo Dios libera al pueblo judío de su esclavitud en Egipto. Luego caminarán cuarenta años por el desierto antes de entrar a la tierra prometida. Ahora, en la Cuaresma, con sus cuarenta días, Dios desea liberarnos para tener una vida nueva.

Hoy, señala el Papa, el pueblo de Dios necesita ser liberado de sus esclavitudes y pasar de la muerte a la vida. Con el bautismo comenzó nuestra liberación, pero falta hacerlo de varias esclavitudes.

Para pensar

La libertad que nos ganó Jesús, no se pierde. Así lo testimonia la hermana Gloria Cecilia Nárvaez, religiosa colombiana que fue secuestrada en octubre del 2017, en Mali. Con otras religiosas, servía en la catequesis de niños, jóvenes y en la promoción de las mujeres. Duró secuestrada durante casi cinco años por yihadistas. La religiosa recordó que al llevársela, sus captores le pusieron una cadena en el cuello con un artefacto explosivo. Aseguró: “aunque fueron años difíciles, puedo decir con certeza que mi espíritu no estuvo secuestrado. Me sostuvo mi fe y esperanza… Pude vivir mi espiritualidad franciscana, al contemplar la naturaleza, los atardeceres, los camellos, la diversidad de pajaritos, las noches con estrellas… Dios me abrazaba con mi hermana naturaleza”.

La religiosa relató: “solía dibujar un cáliz en la arena y adornaba mi sagrario con flores. Mis captores se enfurecían y lo borraban con los pies. Invocaba al ángel de mi guarda, de rodillas juntaba mis manos al cielo nombrando con mucho amor el dulce nombre de María. Rezaba el Rosario juntando piedritas; aunque afuera había serpientes y hormigas”.

Cuando había una fuerte tormenta Gloria se encerraba en su tienda a rezar. Al terminar, solo su tienda quedaba en pie, todas las demás, destruidas. Sus captores le gritaban: “El islam es la religión”, y la insultaban para que renegara de su fe y se hiciera musulmana. Algunos se convirtieron al islam para ser tratados mejor, pero la hermana Gloria decía: “Jesucristo lo es todo para mí y jamás renunciaré a Él”. Rezaba por su conversión. Vivía lo que decía San Francisco de Asís: ‘Si te azotan, bendícelos y que nadie se vaya sin ver en tus ojos la misericordia”. Ahora Gloria invita a perdonar, a reconciliar y sembrar la paz.

Para vivir

A diferencia del Faraón, que quería esclavos, Dios lo que quiere son hijos. Por ello nos creó libres, para amarlo libremente. Y al perderla por el pecado, desea devolvérnosla una vez más en la Confesión. Dios no se cansa de nosotros.

La Cuaresma es tiempo de liberarnos de la esclavitud del pecado: la mentira, el consumismo, la soberbia de sentirnos omnipotentes, la desesperanza. Por eso la oración, la limosna y el ayuno nos ayudan a vaciarnos y liberarnos de los apegos que nos aprisionan. Es un tiempo de rostros alegres, donde se sienta la fragancia de la libertad, y se libere el amor al necesitado que hace nuevas todas las cosas..

.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría recibir tu opinión por favor deja tu comentariox
()
x