La flor de Lalilá

La flor de Lalilá

0
(0)

Disfruta con la fábula “La flor de Lalilá“, una historia aleccionadora que te puede ayudar en tu vida. Si sigues leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.

Recuerda que puedes subscribirte de forma gratuita para estar al tanto de todas nuestras novedades, y apoyar a la web.

?La flor de Lalilá

Había una vez, en un país muy lejano, un rey que tenía dos hijos.

Cierto día el rey se puso muy enfermo y entonces le dijeron que la única manera que tenía de salvarse era que le dieran a oler la flor de Lalilá,

Entonces el rey llamó a sus hijos y les dijo: yo estoy muy enfermo y he firmado que aquél que consiga traerme la flor de Lalilá heredará el reino.

El príncipe mayor que tenía envidia al pequeño se trazó un plan y se dijo: dejaré que mi hermano vaya a la montaña a coger la flor y cuando regrese se la quitaré y lo encerraré en un lugar donde nadie lo pueda encontrar y así yo será el heredero del reino.

Y así lo hizo cuando regresó el hermano pequeño le quitó la flor y lo encerró

El príncipe mayor le dio a oler la flor al rey y este se recuperó. Entonces pregunto:

– ¿Dónde está tu hermano?

– ¿Es que acaso soy yo el guardián de mi hermano? No sé dónde está.
Cierto día un pastorcillo pasó cerca de donde estaba el príncipe encerrado tocando la flauta entonces oyó la siguiente canción:

– Pastorcillo, no me toques ni me dejes de tocar; que mi hermano me encerró en este lugar por la flor de Lalilá.

El pastorcillo se aprendió aquella canción y fue cantándola por todas partes. Cuando el rey la escuchó le preguntó dónde la había aprendido.

El pastorcillo le dice: al pasar por un lugar con mis ovejas una voz, la cantaba, pero no encontré a nadie.

El rey le dijo: llévame a ese lugar

El pastorcillo llegó al lugar y tocó nuevamente la flauta y se escuchó la voz. El rey comenzó a gritar: hijo mío donde estás.

Detrás del cañaveral veras una cueva y allí me encontrarás

El rey encontró a su hijo pequeño y lo nombró heredero y su hijo mayor lo desterró a tierras lejanas.

?El vídeo de la flor de Lalilá

 

?Comprensión lectora

1.- ¿Cuántos hijos tenía el rey?

A.- Tres

B.- Dos

C.- Uno

2.- ¿Qué le pasó al rey?

A.- Se desmayó

B.- Se puso enfermo

C.- Se fue de viaje

3.- ¿Qué le pidió a los hijos?

A.- Un tesoro

B.- Una flor

C.- Una naranja

4.- ¿Qué tenía el hijo mayor?

A.- Una manzana

B.- Envidia

C.- Una corona

5.- ¿Qué hizo el hermano mayor?

A.- Pedir un reino

B.- Encerrar a su hermano

C.- Irse de vacaciones

6.- ¿Qué le pidió el rey al pastorcillo?

A.- Que tocara la flauta

B.- Qué le llevara a ese lugar

C.- Que se llevara las ovejas

 

Test de ortografía la flor de Lalilá.

1. le_ano

 
 

2. re_

 
 

3. ma_or

 
 

4. o_ejas

 
 

5. caña_eral

 
 

☑️Actividades

⌛1.- Adivina adivinanza:

Blanca por dentro, verde por fuera. Si no sabes, espera. ¿Qué es?

❓2.- Acertijo:

Tengo agujas pero no sé coser, tengo números pero no sé leer, las horas te doy, ¿Sabes quién soy?

Si no sabes las respuestas las tienes al final de página

?¿Cuál es la moraleja de la fábula de la flor de Lalilá?

En este cuento nos enseña lo malo que es la envidia. Pero la envidia no es desear lo que tienen los demás, cosa bastante natural, sobre todo cuando uno tiene poco. Lo que mejor caracteriza a la verdadera envidia es el deseo de que el otro, el envidiado, no tenga lo que tiene, de que no sea verdad que lo tenga, de que no sea cierto su éxito o no sea tanta como parece su riqueza material.

Colección especial de fábulas y cuentos infantiles
En BelenCribs encontrarás muchas fábulas, cuentos infantiles e historias dedicadas a los niños y a su formación en valores. Entra en las secciones y visita el cuento que más te guste. Tambien podrás realizar las actividades que te hemos preparado:

?¿Cómo te puede ayudar la moraleja de la fábula de la flor de Lalilá?

La verdadera envidia se centra imaginativamente en el otro, en el envidiado, más que en uno mismo. La envidia se lleva solo por dentro, en la intimidad subjetiva, pues su manifestación podría parecer y sentirse como una declaración de inferioridad. El envidiado, por su parte, muchas veces ni se entera de que lo es, siendo el envidioso el que verdaderamente lo pasa mal.

Caín mató a su hermano por causa de la envidia. (Génesis 4:3-8)

?Reflexiones sobre la moraleja de la fábula de la flor de Lalilá.

La envidia puede ser más fuerte y corrosiva cuando se genera de arriba abajo, es decir, cuando es el superior quien envidia al inferior, en esta caso el hermano mayor envidia al menor, una envidia que puede agravarse cuando el inferior es más joven, o más listo, o más guapo. Envidias de ese tipo se dan especialmente en el trabajo y en todas las relaciones sociales jerarquizadas. Verse superado por un inferior es siempre muy doloroso, salvo en las situaciones en que el superior pueda atribuirse todo o parte del éxito y atributos del subordinado.

La envidia benigna, la que solemos considerar sana, al igual que la admiración, puede motivar a mejorar uno mismo, pero la envidia maligna se relaciona con la deshonestidad y con la conducta inmoral, y a lo que tiende siempre es a derrotar y a hacer caer al envidiado.

“El corazón apacible es vida de la carne; mas la envidia es carcoma de los huesos. Proverbios 14:30.

Repuesta a la adivinanza: La pera

Respuesta al acertijo: El reloj

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.