Los tres cerditos, Fábulas

Los tres cerditos. Un cuento clásico con moraleja

4
(2)

Los tres cerditos, una 💗 fábula clásica con una moraleja muy aleccionadora 🐽. Si sigues leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

¿Te has preguntado alguna vez cuando lees una fábula, leyenda o cuento en que te puede ayudar en tu vida?. Si dudas sigue leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

No importa la edad que tengas; una fábula como una parábola te marca un camino que puedes seguir.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.

Los tres cerditos

Había una vez tres cerditos que vivían al aire libre cerca del bosque donde un lobo merodeaba frecuentemente para comérselos.

Un día se pusieron de acuerdo en que lo más prudente era que cada uno construyera una casa para estar más protegidos.

El cerdito menor, que era muy perezoso, decidió construir una casita de paja para terminar lo antes posible y acostarse a descansar.

El del medio, que era medio perezoso construyó una casita de palos.

El mayor construyó su casa de ladrillos.

El lobo que merodeaba cerca de la casa vio al cerdito pequeño en su casa de paja y le entró un enorme apetito. Será un delicioso bocadillo, así que tocó a la puerta y dijo:

—Cerdito, cerdito, déjame entrar.

El cerdito menor se despertó asustado respondió:

—¡No, no y no!, nunca te dejaré entrar.

El lobo feroz se enfureció y dijo:

Soplaré y resoplaré y tu casa derribaré.

Y eso hizo el lobo. Mientras soplaba el cerdito menor escapó hacia la casa del cerdito del medio.

El lobo feroz sintiéndose engañado, se dirigió a la casa del cerdito del medio y al tocar la puerta dijo:

—Cerdito, cerdito, déjame entrar.

El cerdito del medio respondió:

— ¡No, no y no!, nunca te dejaré entrar.

El lobo hambriento se enfureció y dijo:

—Soplaré y resoplaré y tu casa derribaré.

Y eso hizo el feroz lobo. Pero mientras soplaba los dos cerditos fueron a refugiarse a la casa del cerdito mayor.

—Hermanitos, pasad al salón y calentaros hace mucho frío fuera, disfrutemos la noche al calor de la fogata.

Justo en ese momento, los tres cerditos escucharon que tocaban la puerta.

—Cerdito, cerdito, déjame entrar —dijo el lobo feroz.

El cerdito respondió:

— ¡No, no y no!, nunca te dejaré entrar.

El lobo hambriento se enfureció y dijo:

—Soplaré y soplaré y tu casa derribaré.

El lobo sopló y resopló con todas sus fuerzas, pero la casita de ladrillos resistía sus soplidos y resoplidos.

Más enfurecido y hambriento que nunca decidió trepar el techo para meterse por la chimenea. Al bajar por la chimenea, el lobo se quemó la cola con el fuego de la lumbre.

—¡AY! —gritó el lobo.

Y salió corriendo por el bosque para nunca más ser visto.

Los tres cerditos habían aprendido la lección.

Moraleja: “En el mundo nada llega fácil, por lo tanto, debemos trabajar para lograr nuestros sueños”.

Comprensión lectora

Test de ortografía

1. li_re

 
 

2. constru_ó

 
 

3. ladri_os

 
 

4. posi_le

 
 

5. d_jame

 
 

Actividades

1.- Adivina adivinanza:

 

2.- Acertijo:

Si no sabes las respuestas las tienes al final de página

¿Cuál es la moraleja de la fábula del?

¿Cómo te puede ayudar la moraleja de la fábula del?

Reflexiones sobre la moraleja de la fábula del.

Repuesta a la adivinanza

Respuesta al acertijo

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.