Un muchacho inteligente

Un muchacho inteligente

0
(0)

Disfruta con la fábula “Un muchacho inteligente“, una historia aleccionadora que te puede ayudar en tu vida. Si sigues leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.

Recuerda que puedes subscribirte de forma gratuita para estar al tanto de todas nuestras novedades, y apoyar a la web.

?Un muchacho inteligente

Érase una vez, un molinero iba con su burro caminando despacito hacia su molino. El animal llevaba en el lomo dos sacos de trigo.

Como el camino era largo decidió parar en una posada a reponer fuerzas.

Dejó al burro atado junto a la puerta y entró y pidió algo para comer. Después de comer salió para continuar su trayecto y comprobó que el burro no estaba.

Lo buscó por todas partes y no dio con él al regresar se encontró con un joven que pasaba por allí. Desesperado, se acercó a él y le preguntó:

– ¡Eh, tú muchacho!… ¿Has visto por aquí a mi burro? Llevo un rato buscándolo y no aparece por ningún lado.

El chico le miró y no dudó en contestar.

– ¿Es un burro que está ciego del ojo izquierdo, es cojo de la pata derecha y va cargado con sacos de trigo?

La alegría

El hombre levantó las manos y dio un salto de alegría.

– ¡Sí, sí! ¡Ese es! ¡Menos mal que lo has encontrado! ¿Dónde está mi burro?

– Lo siento señor, siento decirle que yo no he visto a su borrico

– ¿Qué?… ¿Me estás tomando por idiota? – ¡Pues te vas a enterar!

Llamó a un guardia y le contó lo del burro con todos sus detalles. El guardia se dirigió al chico.

– A ver… Seamos sensatos. Si no has visto al burro de este señor ¿Cómo es que sabes perfectamente cómo era?

Muy sencillo yo pasé por el camino por donde este hombre ha venido con su burro y me fijé que había pisadas de burro y me di cuenta de que la huella de su pata derecha era menos profunda que la huella de su pata izquierda, por lo que deduje que el burro cojeaba de esa pata.

También vi que había menos hierba en el lado derecho del camino y eso me hizo pensar que estaba ciego del ojo izquierdo y que había comido la hierba sólo en el lado por el que podía ver.

Junto a las huellas del burro también había granos de trigo y por lógica imaginé que se le habían caído de las alforjas al caminar.

El policía dijo: este muchacho lleva la razón así que discúlpese

El molinero tuvo que pedirle disculpas

El policía le felicitó y le auguró un buen futuro porque nunca había visto un chico tan inteligente.

?El vídeo de un muchacho inteligente

 

?Comprensión lectora

1.- ¿A donde se dirigía el molinero?

A.- Hacia el lago

B.- Hacia el monte

C.- Hacia el molino

2.- ¿Qué llevaba el burro en el lomo?

A.- Un haz de leña

B.- Tres sacos de paja

C.- Dos sacos de trigo

3.- ¿Dónde dejó el burro?

A.- En la cuadra

B.- Junto a la puerta

C.- Junto al árbol

4.- ¿Dónde fue el molinero?

A.- A saludar a los amigos

B.- A comer

C.- A descansar

5.- ¿Con quién se encontró el molinero?

A.- Con un amigo

B.- Con un jóven

C.- Con su mujer

6.- ¿A quién llamó el molinero?

A.- A su amigo

B.- A su cuñado

C.- A un guardia

 

Test de ortografía de Un muchacho inteligente

1. jo_en

 
 

2. pasa_a

 
 

3. l_gica

 
 

4. hi_o

 
 

5. apare_e

 
 

Actividades

⌛1.- Adivina adivinanza:

[Viste de chaleco blanco, y también de negro frac, es un ave que no vuela, pero nada. ¿Qué será?

❓2.- Acertijo:

Mis patas largas, mi pico largo, hago mi casa en el campanario. Si no sabes las respuestas las tienes al final de página

Las repuestas al final de página

?¿Cuál es la moraleja de la fábula de un muchacho inteligente?

Sherlock Holmes, el popular detective decía: «Es un error capital teorizar antes de tener datos»

Sin embargo, es un error que cometemos con mucha frecuencia. Nos ponemos a darle vueltas a las cosas que nos preocupan sin recoger bien información, sin observar bien.

Ser un buen observador siempre se ha asociado a ser una persona inteligente. como Sherlock Holmes; y esto tiene su lógica, ya que el desarrollo de la capacidad de observación es realmente básico como método de conocimiento.

 

?¿Cómo te puede ayudar la moraleja de la fábula de un muchacho inteligente?

Somos una especie inteligente y curiosa. Seguramente, desde el principio de los tiempos, nuestros antepasados observaron atentamente los fenómenos de la Naturaleza, a los animales y a otros humanos y la observación permitió acumular conocimientos que fueron muy interesantes para el control eficaz del medio.

En la actualidad, la observación sigue siendo la base del método científico para estudiar todos los fenómenos naturales que están a nuestro alcance, desde lo micro a lo macro. Por supuesto, la observación objetiva del comportamiento es un proceso clave en Psicología.

?Reflexiones sobre la moraleja de la fábula de un muchacho inteligente.

Observar bien es un prerrequisito para comprender y resolver cualquier problema.

Esto es importante para todos, tanto en las relaciones personales como en las profesionales.

Observar bien nos permite:

  • Recoger información,
  • Aprender de otros
  • Hacer mejores hipótesis,
  • Ser más objetivos al hacer una crítica,
  • Reconocer lo positivo en los demás y en nosotros mismos (motivar),
  • Resolver problemas…

 

Repuesta a la adivinanza: El pingüino

Respuesta al acertijo: La cigueña

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.