Belen Cribs Kids - Banner

COMO UN PERSONAJE

0
(0)

 

 

Para continuar con el articulo anterior  Como un personaje mas en el Belén de Salzillo comenzaré seleccionando un pastor, en representación de todos los pastores, que está velando de noche el rebaño de ovejas para que ninguna alimaña pueda atacarla.

Mi trabajo es bastante duro requiere mucho sacrificio, entrega, pasión y dedicación. Antes que salga el Sol, me levanto y, acompañado de mi perro, subo hasta el aprisco donde guardo mi rebaño.

Las ovejas no saben de festivos ni de vacaciones. Pero mi esfuerzo está al servicio de los demás. Sin nosotros los pastores, no se podría disfrutar de una carne sabrosa, leche y queso.

Además, nosotros contribuimos al cuidado del medio ambiente. Con el paso de nuestros rebaño, los campos y montes permanecen limpios, evitándose así posibles incendios.

Nuestro oficio se remonta hasta el inicio de la humanidad. Abel, el hijo de Adán, ya se dedicaba al pastoreo.

Cada pastor sabemos lo que más conviene a nuestros animales en cada época del año. No hay dos días iguales. Hay temporadas de más trabajo, por ejemplo en tiempos de partos, o épocas más duras por las inclemencias del tiempo.

En invierno, hay días que no podemos sacar el rebaño y hay que echarles el pienso. Y en verano debido a la temperatura hay que adelantar el pastoreo.

Al igual que los pastores trato de ser persona sencilla, sin complicaciones mentales. Mi equipaje es bien simple: Un zurrón donde guardo la comida del día, buen calzado, la manta, un gorro para protegerme del Sol, el bastón, mi perro y mi rebaño.

Al atardecer, hora de iniciar el camino de regreso al aprisco. Pocas indicaciones necesitan las ovejas para volver, ellas saben mejor que nadie por donde marchar. Aun si no fuera así el caso, la mejor guía para saber el camino andado es el propio rastro dejado y mi perro, que a mi voz, las va orientando.

A mi lado está mi perro con su collar de púas. Es de color blanco con manchas negras que sentado sobre sus patas traseras mira, como yo, al Ángel que me está comunicando algo maravilloso. Como soy pastor, visto ropas sencillas, una camisa, un jubón, pantalones de piel de cordero, calzas y un zurrón y  como la noche es algo fría me abrigo con una manta. Como dice el refrán: «Ni por frío ni por calor dejes la manta pastor”.

En el momento que me modeló Salzillo estoy en la actitud del que sabe escuchar al Ángel cuando me dice: «No temas. Mira que vengo a anunciarte una gran alegría que lo será para todo el pueblo: hoy ha nacido, en la ciudad de David, el Salvador, que es el Cristo, el Señor y esto te servirá de señal: encontrarás a un niño envuelto en pañales y reclinado en un pesebre» (Luc. 2, 10-12).

Y abro mi zurrón y veo unos dátiles, un poco de requesón, miel y manteca que tenía para cenar y cerrándolo me dirijo a la gruta con rapidez, quiero ser el primero en adorar aquel Niño y ofrecerle lo que tengo. Cuando llego al portal veo a una joven que, en su regazo, sostiene un precioso Niño, que me mira sonriente y a un hombre joven que está mirando extasiado a la Madre y al Hijo.

Al ver la escena, reconozco que las cosas que había dicho el Ángel eran ciertas.

Y me quedo sin palabras y sin saber que hacer hasta que San José me indica que me acerque y bese al Niño. Yo no me atrevo, mi cara y mis labios son rudos, curtidos por mil soles, vientos y lunas llenas y es la Madre la que me muestra los piececitos desnudos del Niño para que deposite en ellos un beso. Los beso con la mayor reverencia a la vez que le digo ¡Jesús,  te amo!

Y me marcho de allí a mi trabajo diario de pastor, glorificando y alabando a Dios por todo lo que he oído y visto allí y a partir de ahora ofreceré mis trabajos con sus momentos buenos y otros menos buenos para que el Niño los convierta en espacios de cielo.

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *