Fábulas. El padre y las dos hijas

El padre y las dos hijas. Una fábula con moraleja

5
(1)

Disfruta con la fábula “El padre y las dos hijas“, una historia aleccionadora que te puede ayudar en tu vida. Si sigues leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.

Recuerda que puedes subscribirte de forma gratuita para estar al tanto de todas nuestras novedades, y apoyar a la web.

El padre y las dos hijas

Había una vez un matrimonio que tenía dos hijas. Cuando se hicieron mayores las dos contrajeron matrimonio. Una de ellas se casó con un hortelano y la otra con un fabricante de ladrillos.

Al cabo de un tiempo el padre decidió visitar a las dos hijas para saber cómo se encontraban. Primero, fue a visitar a la hija que ahora se dedicaba al cultivo de un huerto.

– Hola mi hija, ¿cómo estás en tu nueva vida?

– Todo está de maravilla conmigo papá, tengo un marido que me quiere y mucho trabajo en el huerto.

– Cómo me alegro, hija mía, ¿necesitas alguna cosa?

– Gracias papá. Sólo tengo un deseo especial: que llueva todos los días con abundancia para que así las plantas tengan siempre suficiente agua para crecer. Así no nos faltará verduras para vender en el mercado.

Espero que tus deseos se cumplan

Pocos días después, el padre decidió visitar la otra hija que se dedicaba a construir ladrillos con su marido.

– Hola mi hija, ¿cómo estás en tu nueva vida?

– Todo está muy bien, papá. Mi marido y yo somo felices y la vida nos sonríe. ¡No nos podemos quejar de nada!

– Qué bien, hija mía. Me alegro mucho por ti.

– Gracias papá. Solo tengo un deseo especial: que los días se mantengan secos, sin lluvia, con sol brillante, para que así los ladrillos sequen y endurezcan más rápido y bien.

Espero que tus deseos se cumplan

En el camino a casa, el padre fue pensando en los deseos de sus hijas. Una desea lluvia y la otra desea tiempo seco.

¿A cuál de los dos deseos puedo yo desear que se cumpla?

El padre llegó a la conclusión de que debería dejar el asunto en las manos de Dios decidiera, ya que él no podría hacer nada.

Moraleja: No trates nunca de complacer y quedar bien con todo el mundo. Te será imposible

Comprensión lectora

1.- ¿Por qué las dos hijas decidieron salir de la casa de su padre?

A.- Para viajar

B.- Para casarse

C.- Para ir a la Universidad

2.- ¿A qué se dedicaba la primera de las hijas?

A.- A estudiar

B.- A la agricultura

C.- A la ciencia

3.- ¿A qué se dedicaba la segunda de las hijas?

A.- A estudiar

B.- A la agricultura

C.- A los ladrillos

4.- ¿Por qué el padre decidió visitar a las dos hijas?

A.- Para ver como habían crecido

B.- Para ver si tenían hijos

C.- Para ver cómo les iba

5.- ¿Qué deseos tenían la primera de las hijas?

A.- Que hiciera sol

B.- Que lloviera

C.- Que mejorara su situación

6.- ¿Qué deseos tenían la segunda de las hijas?

A.- Que hiciera sol

B.- Que lloviera

C.- Que mejorara su situación

Test de ortografía

1. ma_ores

 
 

2. _ida

 
 

3. cre_er

 
 

4. nue_a

 
 

5. feli_es

 
 

Actividades

 

1.- Adivina adivinanza:

No es cama ni es león, y desaparece en cualquier rincón. ¿Quién es?

2.- Acertijo:

¿Cuál es la estrella que no tiene luz?

Si no sabes las respuestas las tienes al final de página

¿Cuál es la moraleja de la fábula del padre y las dos hijas?

La fábula nos indica nunca tratemos de complacer y quedar bien con todo el mundo, nos será imposible.

Sin ninguna duda, todos preferimos querer quedar bien con todo el mundo, ayudándoles en lo que podamos. Sobre todo si se trata de personas cercanas a nosotros; queremos quedar bien con los amigos, con la familia más cercana y eso no supone ningún problema.

El problema sí que puede estar en querer quedar bien con absolutamente todo el mundo; cercanos o no tan cercanos. Esto ya no es tan normal, y puede llegar a convertirse en una obsesión que a la larga nos pase factura.

¿Cómo te puede ayudar la moraleja de la fábula del padre y las dos hijas?

¿Nos preocupa quedar bien con la gente cercana, o la preocupación se extiende a querer quedar bien con todo el mundo? En muchas ocasiones supone un problema.

Podríamos decir que, el principal indicador de que se ha convertido en un problema, es cuando nos preocupa quedar bien con alguien, que no movería ni un dedo por ayudarnos a nosotros. En caso de tener dudas, esto es algo que podrías plantearte.

Reflexiones sobre la moraleja de la fábula del padre y las dos hijas.

Cuando una persona quiere quedar bien siempre, con todos y en todas las ocasiones, en realidad, en muchas ocasiones, está buscando una satisfacción propia.

Pasar de lo que es un comportamiento normal en la mayoría de las personas, a una obsesión por quedar bien y ser bien vistos por el resto de la humanidad, tiene unas causas bastante claras, y no ocurre por casualidad.

Principalmente es la baja autoestima la que consigue que una persona se obsesione con esto. Por lo general, ocurre en personas que no tienen un buen concepto de sí mismas. Y hacen lo posible y también lo imposible, para que los demás sí que la tengan.

 

Repuesta a la adivinanza: El camaleón

Respuesta al acertijo: La estrella de mar

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.