El valor de la verdad

0
(0)

Disfruta con la fábula “El valor de la verdad”, una historia aleccionadora que te puede ayudar en tu vida. Si sigues leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.

Recuerda que puedes subscribirte de forma gratuita para estar al tanto de todas nuestras novedades, y apoyar a la web.

El valor de la verdad

Hace muchísimos años, un príncipe de China se propuso encontrar la esposa adecuada con quien contraer matrimonio.

Reflexionando sobre el tema se decía: la que sea mi esposa que cualidades ha de tener: belleza, riqueza, inteligencia

Era una decisión de por vida y tenía que acertar. Llamó a los mensajeros reales y les dijo.

– Quiero que anunciéis a lo largo y ancho de mis dominios, que todas las mujeres que deseen convertirse en mi esposa tendrán que presentarse dentro de una semana en palacio, a primera hora de la mañana.

Los mensajeros, recorrieron a caballo todos los pueblos y ciudades del reino.

Cuando llegó el día señalado, cientos de chicas se presentaron vestidas con sus mejores galas el príncipe les dijo:

– Os he pedido que vinierais porque he de escoger la mujer que será mi esposa. Os daré a cada una de vosotras una semilla para que la plantéis. Dentro de seis meses, os convocaré aquí otra vez, y la que me traiga la flor más hermosa de todas, será la elegida para casarse conmigo y convertirse en princesa.

Entre tanta muchacha distinguida se escondía la hija de una de las cocineras de palacio. ¡Siempre había estado enamorada del príncipe y casarse con él era su sueño desde niña!

El encargo

Durante los seis meses estuvo regando y cuidando la semilla que le habían entregado. Desgraciadamente, su semilla no germinó.

Todas las muchachas se presentaron con hermosas flores en sus macetas.

El príncipe bajó a los jardines y empezó a pasar revista. Ninguna flor parecía interesarle demasiado. De pronto, se paró frente a la hija de la cocinera, que sostenía una maceta sin flor y donde no había nada más que tierra.

– ¿Qué ha pasado? ¿Tú no me traes una maravillosa flor como las demás?

– Señor, no sé qué decirle… Planté mi semilla con mucho amor y la cuidé durante todo este tiempo para que naciera una bonita planta, pero el esfuerzo fue inútil. No conseguí que germinara. Lo siento mucho.

– No lo sientas… ¡Tú serás mi esposa!

El príncipe, tomó de la mano a su prometida y juntos subieron al balcón de palacio que daba al jardín. Desde allí, habló a las muchachas que estaban expectantes

– Durante mucho tiempo estuve meditando sobre cuál es la cualidad que más me atrae de una mujer y me di cuenta de que es la sinceridad. Ella ha sido honesta conmigo y la única que no ha tratado de engañarme.

– Os regalé semillas a todas, pero semillas estériles. Sabía que era totalmente imposible que de ellas brotara nada. La única que ha tenido el valor de venir y contar la verdad ha sido esta joven. Me siento feliz y honrado de comunicaros que ella será la futura emperatriz.

Y así fue cómo el príncipe de China encontró a la mujer de sus sueños y la hija de la cocinera, se casó con el príncipe soñado.

 

🎥El vídeo de El valor de la verdad

 

Moraleja: La verdad en si misma, es lo más valioso y excelente que existe

📜Comprensión

1.- ¿Qué se propuso el príncipe?

A.- Encontrar soldados

B.- Encontrar asesores

C.- Encontrar esposa

2.- ¿A quien llamó ?

A.- A sus consejeros

B.- A sus mensajeros

C.- A sus amigos

3.- ¿Qué hicieron?

A.- Jugar a las bolas

B.- Recorrer el reino

C.- Irse de juerga

4.- ¿Cuántas chicas se presentaron en palacio?

A.- Miles

B.- Cientos

C.- Decenas

5.- ¿Qué les dio el príncipe?

A.- Una perla

B.- Una semilla

C.- Una manzana

6.- ¿Quién estaba entre las chicas?

A.- La hija de una cocinera

B.- La hija del gobernador

C.- La hija del alcalde

 

☑️Actividades

⌛1.- Adivina adivinanza:

Mi picadura es dañina, mi cuerpo insignificante, pero el néctar que yo doy, os lo coméis al instante. ¿Qué es?

❓2.- Acertijo:

Tengo agujas, pero no sé coser, tengo números, pero no sé leer, las horas te doy, ¿sabes quién soy?

 

En BelenCribs encontrarás muchas fábulas, cuentos infantiles e historias dedicadas a los niños y a su formación en valores. Entra en las secciones y visita el cuento que más te guste. Tambien podrás realizar las actividades que te hemos preparado:

[/su_box]

👉¿Qué nos enseña El valor de la verdad?

La sinceridad es un valor que, a primera vista, goza de gran popularidad en nuestra sociedad. Sin embargo, en ocasiones, lo que se “vende” como sinceridad en los medios de comunicación no es sino una deformación que más tiene que ver con el exhibicionismo, las habladurías o, incluso, la difamación.

De la práctica de esta virtud dependen ámbitos tan variados como cruciales de la vida de una persona: sus relaciones de amistad, su matrimonio, e incluso su éxito profesional. Por eso es importante que los padres cuenten con criterios claros para promover en sus hijos, desde la infancia, el desarrollo de actitudes sinceras consigo mismos y con los demás.

Puede definirse la sinceridad como aquella virtud por la que el individuo manifiesta, si es conveniente, a la persona idónea y en el momento adecuado, lo que ha hecho, lo que ha visto, lo que piensa, lo que siente, etcétera, con claridad, respecto a su situación personal o a la de los demás.

Todos los padres desean que sus hijos sean sinceros, pero ¿realmente pueden hacer algo para transmitirles este hábito? Y, en ese caso, ¿Cómo hacerlo y cuándo empezar?

👉¿Cómo te puede ayuda El valor de la verdad?

Decimos que un niño miente cuando intenta inducir a error a los que escuchan, de acuerdo con su apreciación de la realidad. Esta actitud no suele surgir hasta la edad de razón, más o menos a los siete años.

Pero, incluso cuando los padres se encuentren con situaciones en las que el hijo ha tenido intención de engañar, es importante que, en lugar de quedarse en el hecho de la mentira en sí, vayan más allá, tratando de detectar la necesidad que ha llevado al niño a faltar a la verdad.

👉Reflexión sobre El valor de la verdad

Una dificultad que se presenta en el mundo adolescente es que parece que hay una dicotomía entre la sinceridad –que debe ir acompañada de la necesaria prudencia- y lo que llaman “espontaneidad”. Esta supuesta confrontación procede de un falso concepto de espontaneidad, a la que se concibe como desenfreno, como «liberarse» de inhibiciones, como actuar de acuerdo con el impulso del momento.

En estos casos, es recomendable razonar con los hijos (o alumnos) adolescentes. Se trata de hacerles ver que, por supuesto, es bueno actuar con autenticidad, simplicidad, etcétera. Pero que contar indiscriminadamente detalles de la intimidad propia o ajena, sin atender a si es el momento oportuno o si el interlocutor es la persona adecuada, puede conducir a resultados muy negativos –cuando no, directamente destructivos- para ellos mismos y para los demás.

Por último, y tanto en el caso de los niños como en el de los adolescentes, habría que insistir en que el ejemplo de los padres es vital, porque casi sin darse cuenta, pueden dar la impresión de que la mentira es lícita: por ejemplo cuando, al recibir una llamada en un momento poco oportuno, piden a un hijo que se ponga al teléfono y diga que no se encuentra en casa.

Por supuesto, los padres deben evitar caer en otras actitudes más graves como la hipocresía, la adulación, la calumnia o la murmuración, que ejercerían una influencia muy negativa en la educación de la sinceridad.

Repuesta a la adivinanza: {Adivinanza}

Respuesta al acertijo: {Acertijo}

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.