La decisión del rey

La decisión del rey. Una sabia elección

4
(5)

Disfruta con la fábula de “La decisión del rey“, una historia aleccionadora que te puede ayudar en tu vida. Si sigues leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

Hola amigo, te has preguntado alguna vez cuando lees una fábula en que te puede ayudar en tu vida. Si dudas sigue leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando. No importa la edad que tengas; una fábula como una parábola te marca un camino que puedes o no seguir.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.

? La decisión del rey. Una bella historia con moraleja

Hace muchos años, en un reino muy, muy lejano, vivía un rey que tenía tres hijos. Los muchachos eran trillizos y se parecían muchísimo físicamente: los tres eran altos, tenían los ojos de color azul y el cabello rubio.

Los tres recibieron la misma educación e iguales privilegios, pero en cuanto a su forma de ser eran completamente distintos.

Raimundo era superficial y de gustos refinados que se preocupaba mucho por su aspecto. Le gustaba vivir rodeado de lujos.

Ramiro, en cambio, no concedía demasiada importancia a las cosas materiales; tenía como objetivo en la vida trabajar poco y divertirse mucho.

Ramón, el tercer hermano, era el más tímido y tranquilo; apasionado del arte y la cultura, solía pasar las tardes escribiendo poemas, o leyendo libros antiguos.

El día que cumplieron dieciocho años el monarca quiso hacerles un regalo, los reunió en el salón del trono.

Hijos míos, os he reunido porque ya habéis cumplido la mayoría de edad y llevo meses pensando qué regalaros en esta importante ocasión y espero de corazón que os guste lo que he dispuesto para vosotros.

Cogió un pequeño cofre y del interior sacó tres bolsas de cuero.

¡Acercaos y tomad una cada uno!

El padre pone a prueba a sus hijos

Cada bolsa contiene cien monedas de oro. ¡Creo que es una cantidad suficiente para que os vayáis de viaje durante un mes! Ya sois adultos, así que tenéis libertad para hacer lo que os apetezca y gastaros el dinero como os venga en gana.

Mi única condición es que partáis este mediodía, así que id a preparar el equipaje mientras los criados ensillan los caballos.

Dentro de treinta días, ni uno más ni uno menos, y exactamente a esta hora, nos reuniremos aquí y me contaréis vuestra experiencia ¿De acuerdo?

Cuando el reloj marcó las doce en punto los príncipes abandonaron el palacio, decididos a disfrutar de un mes único e inolvidable.

Raimundo decidió cabalgar hacia el Este porque allí se concentraban las familias nobles más ricas e influyentes.

Ramiro, como buen vividor que era, se fue directo al Sur en busca de sol y de alegría.

Ramón concluyó que lo mejor era no hacer planes y recorrer el reino sin un destino en concreto al que dirigirse.

Pasó el tiempo de regresar y presentarse en el salón del trono para dar cuentas al rey.

El padre los recibió con cariño dándoles un gran abrazo

Sed bienvenidos, hijos míos. ¡No os imagináis lo mucho que os he echado de menos! Este castillo estaba tan vacío sin vosotros…

Cada hijo cuenta sus experiencias

Contadme vuestras experiencias

Raimundo estaba entusiasmado y deseando ser el primero en relatar su historia.

La verdad es que yo he tenido un viaje magnífico. No tardé más de un par de jornadas en llegar a la ciudad más próspera del reino.

En cuanto se enteraron de mi presencia los aristócratas me agasajaron con desfiles, fuegos artificiales y todo tipo de festejos. Además, como es natural, el tiempo que permanecí allí me alojé en elegantes palacetes, degusté exquisitos manjares.

Y mirad mi bolsa… ¡sigue llena! Me han invitado a todo, así que de las cien monedas solo he gastado tres.

Está claro que has disfrutado y me alegro mucho por ti.

Seguidamente, el rey miró a otro de sus hijos.

Y tú, Ramiro, ¿te lo has pasado igual de bien que tu hermano?

Es difícil resumir todo lo que he vivido en pocas palabras… Solo os diré que al poco de partir me crucé con unos carromatos en los que viajaba una compañía de artistas.

Como no me reconocieron les dije que era un comerciante de telas que iba al sur y me dejaron unirme al grupo. ¡Fue estupendo! En cada pueblo al que iban ofrecían un espectáculo que dejaba a todo el mundo boquiabierto.

Pero lo mejor venía después, porque una vez que recogían los bártulos nos íbamos a cenar y bailar bajo la luz de la luna.

Por cierto, me daban cama y comida por ayudarle. ¡Tuve tan pocos gastos que traigo de vuelta casi todas las monedas que me llevé!

Me alegro mucho de que este viaje haya sido tan placentero para ti.

Finalmente, llegó el turno del tercer hermano.

Bueno, pues ya solo quedas tú, Ramón… ¡Cuéntanos cómo te ha ido!

Yo quise ver con mis propios ojos cómo viven los habitantes de nuestro reino. Durante un mes recorrí todas las aldeas y pueblos que pude y charlé con un montón de campesinos de las cosas que más les preocupaban.

Debo decir que todos fueron muy amables y compartieron conmigo lo poquito que tenían.

No suena demasiado divertido, la verdad… Hijo mío, ¿quieres explicarme de qué te ha servido todo eso?

Ramón contestó sin dudar

Me ha servido para ver la realidad! ¡Para conocer lo que pasa más allá de los muros de palacio!… Los que estamos aquí lo tenemos todo, pero ahí fuera la mayoría de la población trabaja de sol a sol en circunstancias muy duras.

Lo bueno es que he tomado nota de todo y tengo un montón de ideas que podemos llevar a cabo para mejorar las condiciones de vida de todas esas personas!

En cuanto a mis monedas siento decir que vengo con el saquito vacío porque las repartí entre los más necesitados.

La decisión del rey

El rey, muy emocionado, se levantó y con voz grave anunció:

Cuando tomé la decisión de invitaros a conocer mundo durante un mes quería que vivierais una experiencia única siguiendo el dictado de vuestro corazón.

Pero he de confesar que también fue una estrategia para poneros a prueba. Miradme… ¡yo ya soy mayor! Necesito descansar y pasar los años que me quedan tranquilamente.

¡Ha llegado la hora de que este reino tenga un nuevo gobernante que guíe su destino!

Como sabéis, el honor de heredar la corona recae siempre en el hijo mayor, el heredero, algo que en este caso es imposible porque sois trillizos nacidos el mismo día. Por eso, creo que mi sucesor debe ser quien más se lo merezca de los tres.

Querido Raimundo Te has convertido en un hombre que consigues todo lo que te propones. Te deseo amor y felicidad el resto de tu vida.

Querido Ramiro Te has convertido en un hombre que sabes disfrutar de todo lo que te rodea. Necesitas emociones fuertes y sé que vivirás con intensidad hasta el final de tus días. Te deseo amor y felicidad el resto de tu vida.

Querido Ramón Te has convertido en un hombre culto y compasivo. Has aprovechado todos estos años para estudiar y formarte lo mejor posible porque has entendido perfectamente cuáles son las responsabilidades de un príncipe.

Te interesa el bienestar de tu pueblo y te preocupan los más desfavorecidos. Mi corazón me dice que tú eres el elegido.

Dicho esto, depositó la corona sobre su cabeza.

A partir de hoy serás el rey de este reino. Gobierna con justicia y traerás prosperidad, gobierna con bondad y serás amado, gobierna con la razón y serás respetado por las generaciones venideras.

Como a tus hermanos, también a ti te deseo amor y felicidad el resto de tu vida.

Según cuenta la leyenda, el nuevo rey luchó por crear una sociedad menos desigual, impulsó grandes reformas, y pasó a la Historia con el nombre de Ramón el Bondadoso.

?El vídeo de la decisión del rey

Moraleja: Quien gobierna con justicia traerá prosperidad, quien gobierna con bondad serás amado, quien gobierna con la razón serás respetado por las generaciones venideras.

?Comprensión lectora

13

La decisión del rey

¡Ponte a prueba y responde a este trivia y descubre cuanto has comprendido sobre esta fábula!

1 / 6

¿A quien coronó el rey?

2 / 6

¿Qué les dio el rey a cada uno?

3 / 6

¿Cómo era Raimundo?

4 / 6

¿Qué eran los príncipes?

5 / 6

¿Cómo era Ramiro?

6 / 6

¿Cómo era Ramiro?

Tu puntación es

The average score is 61%

0%

1.- ¿Qué eran los príncipes?

A.- Gemelos

B.- Mellizos

C.- Trillizos

2.- ¿Cómo era Raimundo?

A.- Era inteligente

B.- Ara superficial

C.- Era valiente

3.- ¿Cómo era Ramiro?

A.- Era inteligente

B.- Ara un vividor

C.- Era valiente

4.- ¿Cómo era Ramiro?

A.- Era inteligente

B.- Ara el mas tímido

C.- Era valiente

5.- ¿Qué les dio el rey a cada uno?

A.- Cien monedas de plata

B.- Cien monedas de oro

C.- Cien monedas de cobre

6.- ¿A quien coronó el rey?

A.- A Raimundo

B.- A Ramiro

C.- A Ramón

Test de Ortografía

1. F_bula

 
 

2. pri_legios

 
 

3. t_midos

 
 

4. tri_izos

 
 

5. va_áis

 
 

☑️Actividades

⌛1.- Adivina adivinanza

Tiene cuatro patas y no puede andar. Tiene cabecera y no sabe hablar.

❓2.- Acertijo

Tengo agujas y no sé coser, tengo números y no sé leer.

Si no sabes las respuestas las tienes al final de página

?¿Cuál es la moraleja de la historia de la decisión del rey?

Quien gobierna con justicia traerá prosperidad al reino, quien gobierna con bondad serás amado por el pueblo, quien gobierna con la razón serás respetado por las generaciones venideras.

El gran conocimiento acumulado desde la antigüedad sobre las virtudes del buen gobernante puede dar nuevas ideas sobre el buen gobierno tanto en política como en empresas como en el hogar.

Colección especial de fábulas y cuentos infantiles
En BelenCribs encontrarás muchas fábulas, cuentos infantiles e historias dedicadas a los niños y a su formación en valores. Entra en las secciones y visita el cuento que más te guste. Tambien podrás realizar las actividades que te hemos preparado:

?¿Cómo te puede ayudar la moraleja de la historia de la decisión del rey?

Podemos aplicar a nuestras vidas

Un breve elenco de las virtudes, características o cualidades que según Jenofonte debe tener todo buen gobernante.

Ser muy respetuoso en toda ocasión con los dioses. Siempre que emprende una acción, se encomienda antes a sus cuidados y desea consultar su voluntad.

Si la empresa tiene éxito, la atribuye a ellos.

?Reflexiones sobre la moraleja de la historia de la decisión del rey.

El soberano encarna las leyes: “es una ley con ojos”. Es el padre de familia que está preocupado por todo lo que sucede en el seno familiar.

Y a Platón, quien atribuye al buen legislador el conocimiento de la ley eterna, por lo que puede descuidar las leyes escritas.

Otra cualidad suya, muy útil para todo el que ocupa puestos encumbrados, es la mansedumbre o “dulzura en el trato”; evita las distancias innecesarias con los subordinados y les facilita la confianza y afecto al superior.

Igualmente, la fortaleza que lleva a soportar con buen ánimo las adversidades, el cansancio, el frío y el calor, el hambre y la sed.

Repuesta a la adivinanza: La cama

Respuesta al acertijo: El reloj

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4 / 5. Recuento de votos: 5

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría recibir tu opinión por favor deja tu comentariox
()
x