La sirenita que no sabía cantar

La sirenita que no sabía cantar. Cuento infantil

0
(0)

En este cuento de “la sirenita que no sabía cantar” te enseña una lección importante que hemos de compartir . Hemos de saber que los dones que Dios nos ha dado deben servir para que hagamos mejores a los que tenemos a nuestro lado compartiendo con ello lo mejor de nosotros.

Además, disfruta con las actividades que te hemos preparado después del cuento. También, si lo deseas, puedes ver esta en fábula en formato vídeo.

?‍♀️ La sirenita que no sabía cantar

La historia de una sirenita que no sabía cantar.

La sirenita Bonita era una sirenita que quería saber cantar porque había oído de las viejas sirenas que antiguamente en el tiempo de la mitología griega las sirenas tenían un poder seductor cuando le cantaban a los marinos que cruzaban el océano.

Era el famoso canto de las sirenas que se describe Homero en el libro de la Odisea.

Habían pasado muchos años y las sirenas que sabían cantar se habían marchado a otros mares.

La sirenita Bonita hacía intentos por cantar, pero como no tenía partituras donde fijarse solía desentonar bastante.

Así que, un día que estaba nadando en las azules aguas del Mediterráneo cuando escuchó una bella canción que provenía de unas cercanas rocas.

Hacia allí se dirigió nadando rápidamente. Se escondió detrás de una roca y vio que era un niño que cantaba mientras echaba la caña para pescar.

Era una sencilla canción que hablaba de peces y estrellas de perlas y corales y su música era muy pegadiza.

Por lo tanto, la sirenita Bonita después de escuchar durante un rato la canción, se decidió acercarse a donde estaba el niño y hablar con él.

Hola, yo me llamo Bonita y he escuchado tu canción y me ha encantado. Me gustaría aprenderla porque donde yo vivo no hay nadie que cante.

Tu podrías enseñarme y cuando la aprenda se la cantaré a mis amigas.

El niño que vio a Bonita que estaba nadando le dijo: sal aquí a la roca y te enseñaré a cantarla.

La sirenita le dijo que no podía porque era una sirena y no podía andar, yo solo sé nadar.

En conclusión, el niño le dijo: si vienes todos los días aquí yo te estaré esperando para enseñarte todas las canciones que quieras.

La sirenita Bonita le dijo: nos veremos aquí todos los días a esta hora, y después de decir estas palabras desapareció hundiéndose en el agua.

?El vídeo de la sirenita que no sabía cantar

Moraleja: hemos de compartir lo que sabemos

?Comprensión lectora

1
La sirenita que no sabía cantar

La sirenita

1 / 6

¿Qué le dijo el niño la sirenita?

2 / 6

¿Qué pregunto la sirenita?

3 / 6

¿Qué quería saber la sirenita?

4 / 6

¿Qué había escuchado la sirenita?

5 / 6

¿Cómo se llamaba la sirenita?

6 / 6

¿Quién cantaba?

Tu puntación es

The average score is 100%

0%

Si lo prefieres aquí te dejamos el trivia completo, imprímelo y practica en casa o en el cole.

1.- ¿Cómo se llamaba la sirenita?

A.- Sirenita

B.- Nadadora

C.- Bonita

2.- ¿Qué quería saber la sirenita?

A,. Sabe la lección

B.- Saber los números

C.- Saber cantar

3.- ¿Qué había escuchado la sirenita?

A.- Una sonata

B.- Una canción

C.- Una trompeta

4.- ¿Quién cantaba?

A.- Una sirena

B.- Un pez

C.- Un niño

5.- ¿Qué pregunto la sirenita?

A.- Si podría enseñarle a cantar

B.- Si podría nadar

C.- Si podría bailar

6.- ¿Qué le dijo la sirenita?

A.- Que escuchar música

B.- Que acudiría todos los días

C.- Que se lo diría a su madre

☑️Actividades

✍️Dibuja una sirena

Adivina adivinanza:

Ella no tiene pies Y si te descuidas parece un pez

Acertijo:

Dentro no hay quien me alcance y si salgo fuera sufro un percance.

La solución al final de la página

Test de ortografía del cuento La sirenita que no sabía cantar

1. _iejas

 
 

2. antig_amente

 
 

3. Oc_eano

 
 

4. _astante

 
 

5. A_í

 
 

6. A_í

 
 

7. Podr_as

 
 

?¿Cuál es la moraleja de la sirenita que no sabía cantar?

La moraleja que sacamos del cuento de la sirenita que nos sabia cantar es que hemos de compartir lo que sabemos

El muchacho pescador le dijo a la sirenita que le enseñaría las canciones que quisiera, es decir quería compartir con la sirena lo que sabía

Hemos de enseñar a los niños a compartir por ejemplo: los juguetes, en la merienda escolar, con nuestros hermanos y familiares, en los cumpleaños con los amigos. Podemos compartir en muchas ocasiones

Decía el escritor español Pío Baroja, “cuando el hombre se mira mucho a sí mismo, llega a no saber cuál es su cara y cuál es su careta”.

Colección especial de fábulas y cuentos infantiles
En BelenCribs encontrarás muchas fábulas, cuentos infantiles e historias dedicadas a los niños y a su formación en valores. Entra en las secciones y visita el cuento que más te guste. Tambien podrás realizar las actividades que te hemos preparado:

?¿Cómo te puede ayudar la moraleja de la sirenita que no sabía cantar?

Como el niño del cuento hemos de ponernos al servicio de los demás que también ayuda a fortalecer las relaciones y a alargar la vida.

El poeta Gustavo Adolfo Bécquer decía que “la soledad es muy hermosa… cuando se tiene alguien a quien decírselo”.

?Reflexiones sobre la moraleja de la sirenita que no sabía cantar.

No hay dudas de que compartir y pensar en los demás repercute enormemente en nuestra vida. Un estudio de las universidades de Nueva York y Cornell subraya que la creatividad se potencia cuando tratamos de dar solución a los problemas de los demás, en lugar de los nuestros.

Otro estudio, esta vez de la Universidad de Oxford, asegura que debemos salir con nuestros amigos —al menos dos veces a la semana— para mejorar la calidad de vida.

Según el psicólogo Robin Dunbar, a la cabeza de la investigación, el grupo de amigos aumenta el sentido de pertenencia y el propósito del individuo, incrementa la felicidad, reduce el estrés y mejora la autoestima.

?Las sirenas

Según vemos en el cuento la sirenita que no sabía cantar se trata de una niña con cabeza y tronco de niña y las piernas de pez.

Los cuentos de sirenas son muy abundantes en la literatura infantil

?¿Qué son las sirenas?

Las sirenas son criaturas marinas mitológicas pertenecientes a las leyendas.

Eran seres híbridos con rostro o torso de mujer y cuerpo de pez.

Eran, por tanto, hermosas mujeres con cola de pez en lugar de piernas que moraban en las profundidades marinas.

Según la mitología, se les atribuía una irresistible voz melodiosa con la que atraían locamente a los marineros.

La tradición las hacía habitar en una isla rocosa del Mediterráneo en el litoral de la Italia meridional. Algunos la identifican con Capri.

El primer testimonio escrito que se tiene de ellas es su mención en la Odisea de Homero.

Su fama deriva principalmente del célebre episodio protagonizado por Ulises con en el citado poema homérico.

Ulises durante su regreso a su patria Ítaca y prevenido por la maga Circe pasa junto a la isla donde moran las sirenas y logra salir indemne del peligro de su canto, gracias a que se hace atar al mástil de su barco mientras que el resto de la tripulación usa tapones de cera para no sucumbir al hechizo.

Las historias de sirenas se han escrito en muchos países. En España también hay relatos de la mujer pez que seduce a los marinos.

Es famosa en Cantabria la historia de La Sirenuca, una sirena que antes fue humana.

Su madre, harta de que la desobedeciera para ir a los acantilados, gritó “Permita Dios que te vuelvas pez”, y así sucedió.

Desde entonces, alerta con su canto a los marineros de que se acercan peligrosamente a los acantilados.

Esta es una de las pocas sirenas benévolas de la mitología europea.

Respuesta a la adivinanza: Una sirena

Repuesta al acertijo: El pez.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría recibir tu opinión por favor deja tu comentariox
()
x