Lo que aprendí de mi madre. Dora del Hoyo (II)

0
(0)

En esta historia real podrás descubrir lo que aprendió Dora de su madre.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias historias y fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.
Recuerda que puedes subscribirte de forma gratuita para estar al tanto de todas nuestras novedades, y apoyar a la web.

Nombre de la historia: Lo que aprendí de mi madre. Dora del Hoyo

 

Mi madre ―decía Dora del Hoyo― supo inculcarme el amor por los trabajos de la casa. Recuerdo que, para reforzar sus enseñanzas sobre

distintas labores domésticas, recurría a máximas de sabiduría popular. En cierta ocasión, en que yo estaba ayudándole a fregar me dijo muy seria:

―Dora no podemos ser como la Marcela del pueblo, que no fregaba la olla del cocido porque la iba a usar otra vez. De esa forma, llegó un día en el

que ya no pudo cocinar más en ella porque estaba llena hasta el tope de porquería.

Otro día en que mi madre me estaba enseñando a coser, para inculcar el uso del dedal en los trabajos de aguja, apostilló:

―Costurera sin dedal, cose poco y cose mal, y eso he intentado transmitir a las que trabajaban a mi lado en los centros de la Obra donde he vivido.

Un amor así por los trabajos de la casa lo aprendí de mi madre y, cuando pedí la admisión en el Opus Dei, intenté no sólo aplicarlo sin más a lo que

hacía sino dándole sentido sobrenatural, ofreciéndoselo a Dios sin que nadie, salvo Dios, lo advirtiera.

El vídeo del cuento

 

 

¿Qué nos enseña Dora del Hoyo en esta historia

Millones de personas se dirigen cada día a su trabajo. Algunos van a disgusto, como obligados a una tarea que no les interesa ni les agrada. A otros les importa únicamente el sueldo que recibirán y sólo eso les proporciona aliento para trabajar. Otros encarnan lo que Hannah Arendt llama el “animal laborans”: el trabajador sin más fin ni horizonte que el mismo trabajo al que la vida le ha destinado y que realiza por inclinación natural o por costumbre.

Por encima de todos ellos en humanidad se encuentra la figura del “homo faber”, el que trabaja con perspectivas más amplias, con el afán de sacar adelante una empresa o un proyecto, unas veces buscando la afirmación personal pero otras muchas con la noble aspiración de servir a los demás y de contribuir al progreso de la sociedad.

Entre estos últimos deberían encontrarse los cristianos, y no sólo en primer lugar sino en otro nivel. Porque si de veras son cristianos, no se sentirán esclavos ni asalariados, sino hijos de Dios para quienes el trabajo es una vocación y una misión divina que se ha de cumplir por amor y con amor.

 

El trabajo hecho por Dios

 

Dora del Hoyo era una de esas personas que supo dar trascendencia a su trabajo aunque su trabajo no fuera brillante a los ojos humanos, pero si a los de Dios.

En su célebre discurso del 2008 al Collège des Bernardins, en París, Benedicto XVI mostró que el cristianismo posee la clave para comprender el sentido del trabajo, al afirmar que el hombre está llamado a prolongar la obra creadora de Dios con su trabajo, y que debe perfeccionar la creación trabajando con libertad, guiado por la sabiduría y el amor. El mismo Hijo de Dios hecho hombre ha trabajado muchos años en Nazaret, y «así santificó el trabajo y le otorgó un peculiar valor para nuestra maduración» (Papa Francisco, Laudato si’, ).

Todo esto muestra que el trabajo es “vocación” del hombre, “lugar” para su crecimiento como hijo de Dios, más aún, “materia” de su santificación y de cumplimiento de la misión apostólica. Por eso el cristiano no ha de temer el esfuerzo ni la fatiga, sino que ha de abrazarla con alegría: una alegría que tiene sus raíces en forma de Cruz.

La última frase es de san Josemaría Escrivá de Balaguer, el santo que ha enseñado a “santificar el trabajo”, convirtiéndolo nada menos que en “trabajo de Dios”. Su mensaje se inspiran inspiran en el Evangelio, pues san Josemaría no ha hecho otra cosa que enseñar las palabras y la vida de Jesús, sobre todo los años transcurridos en Nazaret junto a José, de quien aprendió a trabajar como artesano, y junto a María, que le sirvió con su trabajo en el hogar.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría recibir tu opinión por favor deja tu comentariox
()
x