Los seis duendecillos

Los seis duendecillos

0
(0)

En este cuento de “Los seis duendecillos” te enseña en la moraleja que los seis duendecillos vivieron el orden y la limpieza en sus respectivos trabajos y fueron más felices porque pudieron disfrutar de más tiempo para sus hobbies. Si te marcas buenos objetivos te dará muchas satisfacciones. Además, disfruta con las actividades que te hemos preparado después del cuento. También, si lo deseas, puedes ver esta en fábula en formato vídeo.

?‍♀️ Los seis duendecillos

Erase seis duendecillos que vivían en una casita que ellos mismos se habían construido en medio del bosque.

Cada uno de los duendecillos tenía una labor asignada: Jurry hacía la comida,

Truppy limpiaba los platos,

Abatur limpiaba la casa,

Lutín hacía la compra,

Muky cuidaba el jardín y

Trasno planchaba la ropa,

pero eran bastantes desordenados con lo cual todo les costaba bastante tiempo en hacer las cosas.

La fiesta del árbol

El día del árbol, que era la fiesta de los duendecillos, todos se reunieron en un lugar del bosque para celebrar la fiesta, había columpios donde se subían los niños de los duendecillos que eran más pequeños que ellos, también había tómbolas y hasta la sala de los espejos donde los duendecillos se veían como gigantes y se divertían mucho.

Coincidió que ese día pasó la reina de las hadas, por la casa de los duendecillos, llamó a la puerta y como estaba abierta al ver que no había nadie entró y vio que había bastante desorden en la casa, la limpió y la ordenó.

Como había trabajado bastante se quedó dormida en la casa de los duendecillos.

Cuando terminó la fiesta del árbol los duendecillos regresaron a su casa. Entraron y la encontraron tan limpia y ordenada que pensaron que se habían equivocado de casa.

Que ha pasado aquí, dijo uno de ellos, si nosotros teníamos la casa desordenada. Aquí ha debido entrar alguien.

La reina de las hadas

Diciendo eso la reina de las hadas se despertó y acudió al salón donde estaban los duendecillos hablando, los cuales se llevaron una enorme sorpresa.

La reina de las hadas dirigiéndose a los seis duendecillos les dijo: sois unos desordenados. Uno de ellos dijo es que nosotros no tenemos tiempo para ordenar las cosas.

La reina de las hadas les dijo: amigos, cuanto más importante sea vuestro trabajo más orden debéis guardar.

Si a partir de ahora no sois ordenados yo la reina de las hadas os convertiré en ratones del bosque y os pondré a servir a la bruja de los bosques.

Tened en cuenta que el amor es una parte del orden y como decimos en el país de las hadas: la vida es disciplina, orden y sacrificio.

Los duendecillos, ese día aprendieron que nada grande se consigue sin tener disciplina, orden y sacrificio.

En lo sucesivo los seis duendecillos vivieron el orden y la limpieza en sus respectivos trabajos y fueron más felices porque pudieron disfrutar de más tiempo para sus hobies.

? El vídeo de los duendecillos y las hadas

Moraleja: Un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio.

? Comprensión lectora

1

Los seis duendecillos

¡Ponte a prueba y responde a este trivia y descubre cuanto has comprendido sobre esta fábula!

1 / 6

¿Cómo encontraron la casa después de la fiesta?

2 / 6

¿Dónde estaba la casa?

3 / 6

¿Quién había construido la casa?

4 / 6

¿Cómo eran los duendecillos?

5 / 6

¿Quién había entrado en la casa?

6 / 6

¿A qué fiesta fueron los duendecillos?

Tu puntación es

The average score is 100%

0%

1.- ¿Quién había construido la casa?

A.- Un arquitecto

B.- Un albañil

C.- Los seis duendecillos

2.- ¿Dónde estaba la casa?

A.- En un monte

B.- E n medio del pinar

C.- En medio del bosque

3.- ¿Cómo eran los duendecillos ?

A.- Muy ordenados

B.- Bastante desordenados

C.- Bastante limpios

4.- ¿A qué fiesta fueron los duendecillos?

A.- La fiesta de verano

B.- La fiesta de primavera

C.- La fiesta del árbol

5.- ¿Cómo encontraron la casa después de la fiesta?

A.- Desordenada

B.- Ordenada

C.- Desarreglada

6.- ¿Quién había entrado en la casa?

A.- La reina de la fiestas

B.- La reina del árbol

C.- La reina de las hadas

Test de ortografía: Los seis duendecillos

1. _ardín

 
 

2. t_mbolas

 
 

3. li_pieza

 
 

4. _rbol

 
 

5. espe_os

 
 

☑️ Actividades

⌛ 1.- Adivina adivinanza:

No es más grande que una nuez, sube al monte y no tiene pies.

❓ 2.- Acertijo:

No es cama ni es león, y desaparece en cualquier rincón. ¿Quién es?

Si no sabes las respuestas las tienes al final de página

?¿Cuál es la moraleja de la fábula de los seis duendecillos?

La moraleja del cuento de los seis duendecillos nos dice que hay que vivir el orden. Hemos de seguir la siguiente regla: Un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio.

El orden es la virtud que fundamenta y sostiene al resto de las virtudes humanas. Está en la base de todos los demás valores, a los que sirve de soporte.

Por lo tanto, es muy difícil crecer en virtudes si no se tiene bien ordenada la vida, si no se vive ordenadamente.

Colección especial de fábulas y cuentos infantiles
En BelenCribs encontrarás muchas fábulas, cuentos infantiles e historias dedicadas a los niños y a su formación en valores. Entra en las secciones y visita el cuento que más te guste. Tambien podrás realizar las actividades que te hemos preparado:

?¿Cómo te puede ayudar la moraleja de la fábula de los seis duendecillos?

Gracias a la virtud del orden podemos disponer de más tiempo, conseguimos ser más eficaces en nuestras actuaciones, aumentamos el rendimiento en nuestro trabajo y alcanzamos con más facilidad los objetivos que nos proponemos.

Pongamos en acción el ejercicio de la virtud del orden porque nos proporciona confianza y seguridad en las tareas que realizamos diariamente, y eso nos ayuda a conseguir más felicidad con menos esfuerzo.

?Reflexiones sobre la moraleja de la fábula de los seis duendecillos.

Como en toda adquisición de valores, importa mucho aprovechar los primeros años de vida de nuestros hijos para irlos habituando en el ejercicio de esta virtud.

Para ello, es necesario establecer unas normas mínimas en la convivencia familiar diaria, encaminadas a la adquisición de los hábitos de orden, adecuadas a la edad y desarrollo psicológico de los niños.

Lo que enseñamos a un niño es el orden material, esto es solo un primer paso para la virtud del orden. Cuando crezca le ayudará a mantener en orden su cabeza y ser más eficaz en todo lo que se proponga.

Saber organizarse es algo que se aprende de pequeño, por ejemplo, empezando por organizar los juguetes en su caja. Para un niño constituye un juego el hábito de ordenar las cosas.

El niño que se habitúa a vivir en un ambiente de desorden, cuando sea mayor tendrá serias dificultades para organizar las prioridades en su vida.

El orden en la cabeza y en el corazón

Enrique Rojas afirma: “El orden es un segmento esencial de la voluntad, placer de la razón y sedante de la afectividad”

Por eso cuando hablamos del orden no nos referimos solo al orden material de las cosas que usamos, sino, fundamentalmente, al orden en la integridad de la persona.

Es decir, el orden en la cabeza y en el corazón, son fundamentales.

Repuesta a la adivinanza: El caracol

Respuesta al acertijo: El camaleón

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.