Las dos ranas en el pozo

0
(0)

Las ranas en el pozo seco

Un grupo de ranas saltaban por el bosque, cuando de repente dos de ellas cayeron a un pozo que estaba seco.

Las demás ranas se reunieron alrededor del pozo y les dijeron a las ranas que cayeron, que era imposible salir, que debían abandonar y darse por muertas.

Sin embargo, ellas seguían intentándolo con todas sus fuerzas salir del pozo.

Las ranas de fuera les decían que esos esfuerzos serían inútiles, que nunca podrían salir.

Una de las ranas atendió a lo que las demás decían, dejó de esforzarse, se dio por vencida y murió.

La otra rana continuó saltando con tanto empeño como le era posible.

La multitud le gritaba que era inútil pero la rana seguía saltando, cada vez con más fuerza….hasta que finalmente consiguió salir del pozo.

Las otras le preguntaron: – ¿Acaso no escuchabas lo que te decíamos?

La ranita les explico que era sorda y que creía que las demás la estaban animando desde el borde a esforzarse más y más para salir del pozo.

La moraleja: una voz de aliento a alguien que se siente desanimado puede ayudarle, mientras que una palabra negativa puede acabar por destruirlo. Debemos tener cuidado con lo que decimos, pero sobre todo con lo que escuchamos.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *