Belen Cribs Kids - Banner

El lazo blanco. Una historia verídica

0
(0)

¿Te has preguntado alguna vez cuando lees una fábula, leyenda o cuento en que te puede ayudar en tu vida?. Si dudas sigue leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

No importa la edad que tengas; una fábula como una parábola te marca un camino que puedes  seguir.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.

El lazo blanco

Una historia real que hace muchos años le sucedió a un amigo mío.

Un día de otoño este amigo mío se subió en un tren. En la misma estación subió un muchacho joven que fue a sentarse en el asiento que estaba en frente  de mi amigo.

Una vez acomodado las maletas se sentaron y mi amigo abrió el periódico y se puso a leerlo tranquilamente porque tenía un trayecto largo.

El muchacho se puso a mirar el móvil, el paisaje y a mirar la hora de su reloj, se le veía nervioso.

Pasaba el tiempo y el muchacho se ponía más nervioso. Mi amigo viéndolo en esa situación le preguntó: muchacho te veo muy nervioso, me permites preguntarte la causa de ese nerviosismo.

El muchacho se sinceró con mi amigo  y comenzó a explicarle cual era el motivo.

La realidad

Mire señor. yo acabo de salir de la cárcel y me dirijo a la casa de mi padre de la que me fui a causa de que me había metido en la droga y tuvimos una fuerte discusión debido a que comenzaba a hacer pequeños robos no solo en mi familia sino también a los vecinos.

Ese día después de la fuerte discusión robe en la casa de un vecino y la policía me detuvo y por eso me metieron a la cárcel y ya he cumplido mi condena y creo que me he curado de la drogadicción.

Hoy he salido de la cárcel y no sé dónde ir. Hace unos día le escribí a mi padre una carta pidiéndole perdón de todas mis malas acciones y diciéndole que si me perdonaba que pusiera un lazo blanco en la higuera que tenemos en la casa y que se ve desde el tren, ya que vivimos pegados a las vías.

Y le decía que si el lazo blanco estaba me bajaría en la estación y que si no estaba continuaría en el tren buscando otro destino y como estamos llegando a mi pueblo por eso estoy tan nervioso pensando si veré la higuera con el lazo blanco.

Mi amigo le dijo: mira muchacho lo que vamos a hacer es que tu cierres los ojos y yo miro por ti y de esta manera yo te lo podré decir  si está el lazo, en caso de que no estuviera no te preocupes puedes acompañarme y buscaremos una buena solución a tu situación.

El tren pasó muy despacio por el lugar que el muchacho le había indicado a mi amigo  y este con alegría le dijo al muchacho ya puedes abrir los ojos tu padre ha llenado la higuera de lazos blancos. Un buen padre nunca abandona a su hijo y más si este se encuentra necesitado, le dijo mi amigo.

El muchacho se bajó en la estación de su pueblo y mi amigo continuó su viaje pensando en la felicidad del encuentro del padre con su hijo.

 

Comprensión lectora

1.-¿En que estación del año ocurrió el relato?

A.- En primavera

B.- En otoño

C.- En verano

2.- Quien se sentó en frente de mi amigo.

A.- Un señor mayor

B.- Un muchacho joven

C.- Una muchacha joven

3.- Como estaba el muchacho

A.- Nervioso

B.- Tranquilo

C.- Durmiendo

4.- De donde había salido el muchacho

A.- De la Universidad

B.- El cuartel

C.- De la cárcel

5.- A Quien le escribió la carta

A.- A su amigo

B.- A su padre

C.- A su madre

Actividades

1.- Adivina adivinanza

Son de color chocolate, se ablandan con el calor y si se meten al horno explotan con gran furor.

 

2.- Acertijo

Agua pasa por mi casa, cate por mi corazón. El que no lo adivinara, es un tontorrón

Si no sabes las respuestas las tienes al final de página

¿Cuál es la enseñanza de la historia?

Que los bebés hay que protegerlos son el tesoro de la familia

Con la apertura del Año dedicado a la Familia, con ocasión del V Aniversario de la publicación de la Exhortación Postsinodal “Amoris laetitia”.

“Apoyemos a la familia, defendámosla de todo lo que comprometa su belleza. Acerquémonos a este misterio del amor con asombro, discreción y ternura. Y comprometámonos a salvaguardar sus preciosos y delicados vínculos”.

 

¿Cómo te puede ayudar?

“La intención principal del Documento – subrayó el Papa – es comunicar, en un tiempo y una cultura profundamente cambiados, que hoy es necesaria una nueva mirada a la familia por parte de la Iglesia: no basta con reiterar el valor y la importancia de la doctrina, si no nos convertimos en custodios de la belleza de la familia y si no cuidamos con compasión su fragilidad y sus heridas”.

Reflexiones sobre la paternidad.

Por ello, es importante afirmó el Papa Francisco: “Por un lado, anunciamos a las parejas, a los esposos y a las familias una Palabra que les ayude a captar el auténtico sentido de su unión y de su amor, signo e imagen del amor trinitario y de la alianza entre Cristo y la Iglesia”.

De otra parte, esta proclamación no puede ni debe darse nunca desde arriba o desde fuera. La Iglesia está encarnada en la realidad histórica como lo estuvo su Maestro, e incluso cuando anuncia el Evangelio de la familia lo hace sumergiéndose en la vida real, conociendo de cerca las labores cotidianas de los esposos y de los padres, sus problemas, sus sufrimientos, todas esas pequeñas y grandes situaciones que pesan y a veces obstaculizan su camino.

El Santo Padre precisa que, es fundamental anunciar el Evangelio acompañando a las personas y poniéndonos al servicio de su felicidad: así podemos ayudar a las familias a caminar de una manera que responda a su vocación y misión, conscientes de la belleza de los vínculos y de su fundamento en el amor de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo

Repuesta a la adivinanza: Las castañas

Respuesta al acertijo: El aguacate

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *