La hermanita deseada - un cuento argentino

▷ La hermanita deseada. Una historia argentina ✅

0
(0)

Hola, amigos hoy quiero contaros esta bonita historia.

En un pueblecito de la montaña vivía un matrimonio que tenían una hija llamada Amanda. En el pueblo había pocos niños porque era pequeño y porque muchos jóvenes se habían marchado.

Un día Amanda en su inocencia le dijo a su mamá: mamá me gustaría tener una hermanita para jugar con ella por qué no traes una.

La madre, que por causas biológicas no podía tener más hijos, le dijo Amanda si lo pides al niño Jesús seguro que tendrás una hermanita.

Amanda desde ese día todas las noches le pedía en sus oraciones al niño Jesús que le diera una hermanita.

Un buen día la madre le dijo a Amanda: te vas a quedar unos días con los abuelos porque papá y yo tenemos que ir a la ciudad a hace unas cosas.

Amanda respondió: muy bien pero no te olvides de mirar en la ciudad si encuentras una hermanita para mí.

Al cabo de unos días los padres de Amanda regresaron. Cuando llegaron al pueblo la madre fue a recoger a Amanda de la casa de sus padres.

Amanda al verla se abrazó a ella y le preguntó has encontrado una hermanita. La madre la beso y le dijo vamos a casa porque papá tiene una sorpresa para ti.

La niña se puso muy contenta y cuando llegó a casa encontró a tres niñas, una de su edad y otras dos más pequeñas.

Mira Amanda tú me pedías una hermanita y yo te traigo tres desde ahora seréis cuatro en la casa.

Amanda besó a su madre y después a sus nuevas hermanas. Eran tres niñas hermanas que los padres habían adoptado de la casa cuna de la ciudad.

Desde ese día Amanda daba gracias al Niño Jesús por haberle regalado tres hermanas y la casa se llenó de alegría y juegos.

Comprensión lectora del cuento la hermanita deseada

1.- ¿Dónde estaba situado el pueblo?

A.- En la playa

B.- En la montaña

C.- En la selva

2.- ¿Cómo se llamaba la hija del matrimonio?

A.- Rosa

B.- Amada

C.- Amanda

3.- ¿Cómo era el pueblo?

A.- Grande

B.- Pequeño

C.- Largo

4.- ¿Qué quería la niña?

A.- Una muñeca

B.- Una hermanita

C.- Un juguete

5.- ¿Qué sorpresa le esperaba a la niña?

A.- Una hermanita

B.- Tres hermanitas

C.- Dos hermanitas

6.- ¿Qué hizo la niña?

A.- Besó a su madre

B.- Bailó

C.- Cantó

Adivina adivinanza:

Tengo uno larguito, dos más bajitos, otro chico y flaco, y otro gordo y los llevo conmigo.

Acertijo:

Tiene cuatro patas y no puede andar. Tiene cabecera y no sabe hablar.

Si no sabes las respuestas las tienes al final de página

Los hijos adoptados

Los niños pequeños piden con relativa frecuencia un hermanito o hermanita a sus padres como ocurre en el cuento de: La hermanita deseada.

La adopción es una solución para que los menores puedan volver a tener una familia y las personas solicitantes que quieran tener hijos y no puedan por cualquier motivo puedan vivir y disfrutar la experiencia de la paternidad.

La adopción plena obtiene los mismos efectos que la filiación por naturaleza, es decir, tiene los mismos derechos que los hijos biológicos.

Las familias adoptantes son sin duda el milagro en vida de esos niños. Es un reto y una enorme valentía.

Las relaciones entre los padres adoptantes y el o los hijos adoptados no se construye al instante requiere un tiempo para generar un vínculo fuerte.

Tiempo compartido llenos de intimidad, confidencia, juegos, contactos. Tiempo de conocerse para amarse toda una vida.

Por eso, la llegada de un hijo no debe asumirse como un final, sino como un principio lleno de sorpresas y caminos que descubrir.

Hay quien piensa, con visión trascendente, que la madre biológica es el vehículo mediante el cual el alma había venido a la tierra a encontrarse con la mamá que estaba destinada a tener: la madre adoptiva.

Es decir, la madre biológica cumplió la misión de encarnarlo para que la vida lo llevara en brazos de su madre adoptiva.

Por ello, podíamos decir que ha habido un pacto del cielo a los que ambas partes han accedido.

Visto así, con ojos trascendentes, diremos que no hay más amor y agradecimiento por esas mujeres portadoras de un alma grande y generosa.

Repuesta a la adivinanza: Los dedos

Respuesta al acertijo: La cama

Tengo uno larguito, dos más bajitos, otro chico y flaco, y otro gordo y los llevo conmigo.

 

 

 

 

 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *