La paloma sedienta

La paloma sedienta. Fábula de Esopo con su moraleja

1
(1)

Disfruta con la fábula “La paloma sedienta“, una historia aleccionadora que te puede ayudar en tu vida. Si sigues leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

Te has preguntado alguna vez cuando lees una fábula, leyenda o cuento en que te puede ayudar en tu vida?. Si dudas sigue leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

No importa la edad que tengas; una fábula como una parábola te marca un camino que puedes seguir.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.

?️La paloma sedienta

Cierta vez, una paloma muy sedienta, volaba buscando algo que beber. A lo lejos vio un lago de agua pintado sobre un letrero.

Creyendo que por fin había encontrado la tan preciada agua, voló y voló a toda velocidad hacia aquel lago, pero no se había percatado de que era sólo un dibujo, así que chocó con el letrero y se hirió quebrándose una de sus alas.
Dolorida y confundida la paloma sedienta, quedó herida en el suelo y para colmo fue capturada por uno de los transeúntes.

?El vídeo de la paloma sedienta

Moraleja: No dejes que el impulso nuble tu prudencia

?Comprensión lectora

1
La paloma sedienta

La paloma sedienta

¡Ponte a prueba y responde a este trivia y descubre cuanto has comprendido sobre esta fábula!

1 / 6

¿Qué le ocurrió a la paloma?

2 / 6

¿Cómo estaba la paloma?

3 / 6

¿Qué vio a lo lejos?

4 / 6

¿Cómo voló la paloma?

5 / 6

¿Cómo estaba el lago?

6 / 6

¿Qué hacía la paloma?

Tu puntación es

The average score is 100%

0%

1.- ¿Cómo estaba la paloma?

A.- Alegre

B.- Sedienta

C.- Cansada

2.- ¿Qué hacía la paloma?

A.- Arrullaba

B.- Volaba

C.- Nada

3.- ¿Qué vio a lo lejos?

A.- Una montaña

B.- Un pino

C.- Un lago

4.- ¿Cómo estaba el lago?

A.- Sereno

B.- Pintado

C.- Movido

5.- ¿Cómo voló la paloma?

A.- Lentamente

B.- Distraída

C.- A toda velocidad

6.- ¿Qué le ocurrió a la paloma?

A.- Chocó contra un pino

B.- Chocó contra el letrero

C.- Chocó contra un coche

Test de ortografía

1. sedie_ta

 
 

2. vol_

 
 

3. confu_dida

 
 

4. la_o

 
 

5. ca_turada

 
 

☑️Actividades

⌛1.- Adivina adivinanza:

 

❓2.- Acertijo:

Si no sabes las respuestas las tienes al final de página

?¿Cuál es la moraleja de la fábula de la paloma sedienta?

La moraleja de esta fábula de Esopo nos dice que no debemos dejar que el impulso nuble nuestra prudencia.

Podemos definir la prudencia como una virtud que permite descubrir el bien presente en una acción a realizar.

O también se puede decir que la prudencia es la virtud que dispone el espíritu a discernir en toda circunstancia nuestro verdadero bien y a elegir los medios para realizarlo.

Es la virtud del obrar humano, no solo en el sentido de obrar bien, sino de llegar a ser bueno por medio del obrar, pues ayudará a encontrar los mejores bienes humanos en relación con la acción.

Colección especial de fábulas y cuentos infantiles
En BelenCribs encontrarás muchas fábulas, cuentos infantiles e historias dedicadas a los niños y a su formación en valores. Entra en las secciones y visita el cuento que más te guste. Tambien podrás realizar las actividades que te hemos preparado:

?¿Cómo te puede ayudar la moraleja de la fábula de la paloma sedienta?

La prudencia se basa en la memoria del pasado, el conocimiento del presente y, hasta donde al hombre le es posible, en la previsión de las consecuencias de las decisiones. Indica la medida justa de las demás virtudes, entre el exceso y el defecto, entre la exageración y la carencia o la mediocridad.

?Reflexiones sobre la moraleja de la fábula de la paloma sedienta.

En la Sagrada Escritura, la prudencia aparece, en primer lugar, como una propiedad de Dios: «Yo, la Sabiduría, habito con la prudencia, yo he inventado la ciencia de la reflexión. Míos son el consejo y la habilidad, mía la inteligencia, mía la fuerza» (Prov 8, 12-14). Job exclama: «Con Él sabiduría y poder, de Él la inteligencia y el consejo» (Job, 12, 13). En consecuencia, es Dios el que concede la prudencia al hombre. Esta es, ante todo, un don de Dios, una gracia: «Yahvéh es el que da la sabiduría, de su boca nacen la ciencia y la prudencia» (Prov 2, 6)[3].

En Cristo, la Sabiduría de Dios hecha carne, encontramos la prudencia perfecta y la perfecta libertad. Con sus obras nos enseña que la prudencia dicta que convirtamos la vida en un servicio a los demás, amigos y enemigos, por amor al Padre; con su muerte en la cruz nos muestra que la verdadera prudencia lleva incluso a entregar la propia vida, en obediencia al Padre, por la salvación de los hombres.

Repuesta a la adivinanza

Respuesta al acertijo

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 1 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.