El lazo blanco

0
(0)

Una historia real que hace muchos años le sucedió a un amigo mío.

Un día de otoño este amigo mío se subió en un tren. En la misma estación subió un muchacho joven que fue a sentarse en el asiento que estaba en frente  de mi amigo.

Una vez acomodado las maletas se sentaron y mi amigo abrió el periódico y se puso a leerlo tranquilamente porque tenía un trayecto largo. El muchacho se puso a mirar el móvil, el paisaje y a mirar la hora de su reloj, se le veía nervioso. Pasaba el tiempo y el muchacho se ponía más nervioso. Mi amigo viéndolo en esa situación le preguntó: muchacho te veo muy nervioso, me permites preguntarte la causa de ese nerviosismo. El muchacho se sinceró con mi amigo  y comenzó a explicarle cual era el motivo.

Mire señor. yo acabo de salir de la cárcel y me dirijo a la casa de mi padre de la que me fui a causa de que me había metido en la droga y tuvimos una fuerte discusión debido a que comenzaba a hacer pequeños robos no solo en mi familia sino también a los vecinos. Ese día después de la fuerte discusión robe en la casa de un vecino y la policía me detuvo y por eso me metieron a la cárcel y ya he cumplido mi condena y creo que me he curado de la drogadicción.

Hoy he salido de la cárcel y no sé dónde ir. Hace unos día le escribí a mi padre una carta pidiéndole perdón de todas mis malas acciones y diciéndole que si me perdonaba que pusiera un lazo blanco en la higuera que tenemos en la casa y que se ve desde el tren, ya que vivimos pegados a las vías. Y le decía que si el lazo blanco estaba me bajaría en la estación y que si no estaba continuaría en el tren buscando otro destino y como estamos llegando a mi pueblo por eso estoy tan nervioso pensando si veré la higuera con el lazo blanco.

Mi amigo le dijo: mira muchacho lo que vamos a hacer es que tu cierres los ojos y yo miro por ti y de esta manera yo te lo podré decir  si está el lazo, en caso de que no estuviera no te preocupes puedes acompañarme y buscaremos una buena solución a tu situación. El tren pasó muy despacio por el lugar que el muchacho le había indicado a mi amigo  y este con alegría le dijo al muchacho ya puedes abrir los ojos tu padre ha llenado la higuera de lazos blancos. Un buen padre nunca abandona a su hijo y más si este se encuentra necesitado, le dijo mi amigo.

El muchacho se bajó en la estación de su pueblo y mi amigo continuó su viaje pensando en la felicidad del encuentro del padre con su hijo.

Comprensión lectora

1.-En que estación del año ocurrió el relato

A.- En primavera

B.- En otoño

C.- En verano

2.- Quien se sentó en frente de mi amigo.

A.- Un señor mayor

B.- Un muchacho joven

C.- Una muchacha joven

3.- Como estaba el muchacho

A.- Nervioso

B.- Tranquilo

C.- Durmiendo

4.- De donde había salido el muchacho

A.- De la Universidad

B.- El cuartel

C.- De la cárcel

5.- A Quien le escribió la carta

A.- A su amigo

B.- A su padre

C.- A su madre

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *