🐯 Los pelos del bigote del tigre. Un cuento fabula de origen coreano

0
(0)

Hola, amigos hoy quiero contaros este bonito cuento de origen coreano.

Hace muchísimos años vivía en una aldea una joven esposa llamada Yun que necesitaba los consejos de un sabio.

Entonces fue a visitar a un ermitaño anciano para que le preparara alguna poción mágica.

El ermitaño al ver a Yun le preguntó para que quieres esa opción.

Se trata de mi marido, desde que volvió de la guerra se comporta de una forma muy extraña siempre está enfadado y casi no habla y cuando debía estar en el campo de arroz trabajando lo veo sentado encima de la montaña mirando al mar.

No te preocupes a veces los hombres que han estado en la guerra se comportan así, seguro de que cambiará

Por favor quiero que me prepare una poción para que se vuelva como era antes: cariñoso, amable y servicial.

Tanto insistió Yun que el ermitaño le dijo: te haré la opción, pero para eso me tienes que traer tres pelos del bigote de un tigre vivo

Aunque el encargo era difícil Yun se armó de valor y se fue a la montaña donde vivía el tigre. Llevó unos trozos de carne y arroz.

Como amansó al tigre

El primer día se puso a distancia y le dejo la comida al tigre cerca de su cueva.

Al día siguiente hizo lo mismo y así día tras día hizo lo mismo hasta que el tigre se acostumbró a que le trajeran la comida a la misma hora.

De hecho, el tigre la esperaba a la hora de la comida. Yun vio que el tigre se había acostumbrado a ella de tal manera que después de comer podía acariciar al tigre.

Habían  pasado seis meses cuando Yun  le dijo al tigre: mira tengo necesidad de arrancarte tres pelos de tu bigote, no te enfades conmigo.

Puedes cogerlos, pero no me hagas mucho daño. El tigre no se enfadó y ella pudo conseguir los tres pelos.

Corriendo se fue a ver al anciano ermitaño para que le hiciera la poción mágica.

Aquí tiene los tres pelos que me pidió.

El ermitaño cogió los tres pelos y los arrojó a la lumbre

Yun enfadada le dijo: que ha hecho, porque los has tirado al fuego.

El anciano pacientemente le preguntó: Explícame como conseguiste los tres pelos.

Yun le contó lo que había hecho durante seis meses, comencé a tratarlo con cariño y poco a poco con mucha paciencia me fui ganando su amistad y confianza

Viendo que Yun estaba llorando, el anciano le dijo: Ya no hace falta los pelos te voy a preguntar ¿Es tu marido más fiero que el tigre? ¿Responde menos al cariño y a comprensión?

Si con cariño y paciencia te ganaste la confianza de un animal salvaje y fiero sin duda puedes hacer lo mismo con tu marido.

No necesitas más magia de la que tú misma ya tienes.

Moraleja: El amor y el cariño amansa las fieras

 

Actividades

Adivina adivinanza

Dos buenas piernas tenemos y no podemos andar sin el hombre, que sin nosotros no se puede presentar.

Acertijo

Tamaño como una cazuela, tiene alas y no vuela.

Si no sabes las respuestas las tienes al final de página

La música amansa las fieras

En el cuento coreano el sabio le hace ver a Yun que con paciencia ha sabido ganarse la amistad del feroz tigre.

Lo mismo que en la moraleja decimos que el cariño y la paciencia amansó la fiera siguiendo un dicho popular que dice: la música amansa a las fieras.
Indudablemente la música tiene efectos potenciadores de determinados estados de ánimo.

Aristóteles y Platón ya defendían la gimnasia como disciplina del cuerpo y la música como disciplina de la mente.

Es sabido el efecto que los tambores tuvieron en las batallas antiguas, amedrentando al enemigo con su ruido y organizando la marcha y arengando a los guerreros.

Los tambores que marcaban el ritmo en las galeras, en los desfiles, en las regatas.
Los violines, el piano, los sonidos suaves que nos evocan la música de la naturaleza, que nos invitan al romanticismo y al amor.
Las guitarras eléctricas, la batería del rock que nos incita a la acción y al movimiento…
La música con sus ritmos y percusiones que nos recuerda al latido del corazón materno y nos calma o nos mueve según su compás sea lento o rápido.

La música no solo calma a las fieras, nos influye a todos y todas y nos puede ayudar en determinados momentos a mejorar nuestro estado de ánimo.

Cada cual debe encontrar sus ritmos, su ISO (identidad sonora) y utilizarlos en cada momento para conseguir un efecto.
Por tanto, el efecto de la música es tranquilizador tanto en animales como en personas.

Efecto de la música en los niños

La música no solo ayuda a que nuestros niños/as se relajen, sino que también ayuda a desarrollar la memoria y el sentido de coordinación.

Igualmente, mejora la habilidad para la resolución de problemas matemáticos y de razón.

También, estimula la zona derecha del cerebro que está especializada en sentimientos y habilidades especiales sonoras

Hace que la imaginación del niño/a viaje por diversidad de mundos diferente. Gracias a ello, potenciará su creatividad.

Por consiguiente, la música potencia la concentración

Escuchar música hace que el niño centre su atención en los diferentes sonidos y tonos de la canción, potenciando su concentración.

Por tanto, bailar hace que los niños sigan el ritmo de la música encontrando una nueva forma de expresarse a través de su cuerpo.

Brazos y piernas empiezan a moverse de forma armónica, coordinando sus movimientos y mejorando su desarrollo psicomotriz.

Igualmente, los niños al diferenciar las notas, graves y agudas hacen que su oído comience a diferenciar las diferentes tonalidades de las melodías.

En definitiva, podemos decir, que los niños/as son seres emotivos y el sonido tiene una poderosa acción sobre la afectividad.

Repuesta a la adivinanza: Los pantalones

Respuesta al acertijo: El sombrero

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *