Belen Cribs Kids - Banner

Caperucita Roja. Un cuento clásico con moraleja y estudio psicológico

0
(0)

En este cuento de «caperucita roja» te enseña en la moraleja que el no hacer caso a los padres puede traer consigo consecuencias negativas.  Los padres nos dan buenos consejos. Si te marcas buenos objetivos te dará muchas satisfacciones. Además, disfruta con las actividades que te hemos preparado después del cuento. También, si lo deseas, puedes ver esta en fábula en formato vídeo.

¿Te has preguntado alguna vez cuando lees una fábula, leyenda o cuento en que te puede ayudar en tu vida?. Si dudas sigue leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

No importa la edad que tengas; una fábula como una parábola te marca un camino que puedes  seguir.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.

Caperucita roja

Había una vez una dulce niña que quería mucho a su madre y a su abuela. Les ayudaba en todo lo que podía y como era tan buena el día de su cumpleaños su abuela le regaló una caperuza roja. Como le gustaba tanto iba siempre con ella a todas partes, pronto todos empezaron a llamarla Caperucita roja.

Un día la abuela de Caperucita, que vivía en el bosque, enfermó y la madre de Caperucita le dijo: Caperucita lleva esta cesta con unas tortas y un tarro de miel a la abuelita.

Si mamá lo llevaré y así visitaré a la abuelita

– Ten mucho cuidado Caperucita, y no te entretengas en el bosque, que hay muchos peligros
– ¡Sí mamá! No te preocupes así lo haré

El viaje

La niña caminaba tranquilamente por el bosque cuando el lobo la vio y se acercó a ella.
– ¿Dónde vas Caperucita?
– A casa de mi abuelita a llevarle esta cesta con una tortas y miel.
– Yo también quería ir a verla dime donde vive.

En la casa que hay al final del bosque

Allí nos vemos

Como el lobo corría más aprisa llegó antes que ella a casa de la abuelita.

De modo que se hizo pasar por la pequeña y llamó a la puerta. Aunque lo que no sabía es que un cazador lo había visto llegar.

– ¿Quién es?, ¿Quién llama?
– Soy yo, Caperucita tu nieta

– Que bien hija mía. Pasa, pasa

La estrategia del lobo

El lobo entró, se abalanzó sobre la abuelita y se la comió de un bocado.

Se puso su camisón y se metió en la cama a esperar a que llegara Caperucita.

La pequeña se entretuvo en el bosque cogiendo avellanas y flores y por eso tardó en llegar un poco más. Al llegar llamó a la puerta.

– ¿Quién es?,¿Quién llama?

– Soy yo, Caperucita. Te traigo unas tortas y un tarrito de miel.
– Qué bien hija mía. Pasa, pasa

Cuando Caperucita entró encontró diferente a la abuelita, y le dijo:
– ¡Abuelita, qué ojos más grandes tienes!
– Sí, son para verte mejor hija mía
– ¡Abuelita, qué orejas tan grandes tienes!
– Claro, son para oírte mejor…
– Pero abuelita, ¡qué dientes más grandes tienes!
– ¡¡Son para comerte mejor!!

En cuanto dijo esto el lobo se lanzó sobre Caperucita y se la comió también.

Su estómago estaba tan lleno que el lobo se quedó dormido.

El cazador

En ese momento el cazador que lo había visto entrar en la casa de la abuelita comenzó a preocuparse. De modo que entró dentro de la casa. Cuando llegó allí y vio al lobo con la panza hinchada se imaginó lo ocurrido, así que cogió su cuchillo y abrió la tripa del animal para sacar a Caperucita y su abuelita.

– Tengo que darle un buen castigo a este lobo le llenaré la tripa de piedras.

y se la coseré.

Cuando el lobo despertó de su siesta tenía mucha sed y al acercarse al río, ¡zas! se cayó dentro y se ahogó.

Cuando Caperucita regresó a su casa le dijo a su madre: mamá te prometo que siempre te obedeceré y haré lo que me diga y no perderé el tiempo. Ya he tenido una mala experiencia y no quiero que se repita.

Moraleja: el no hacer caso a los padres puede traer consigo consecuencias negativas.

Comprensión lectora

1.- ¿Cómo le llamaron a la niña?

A.- Niña bonita

B.- Caperucita Roja

C.- Caperucita azul

2.- ¿Qué le pasaba a la abuelita?

A.- Que estaba lejos

B.- Que estaba cerca

C.- Que estaba enferma

3.- ¿Dónde vivía la abuelita?

A.- En el campo

B.- En la ciudad

C.- En una casa en el bosque

4.- ¿Qué tenía que llevar la niña?

A.- Una pelota

B.- Una ovejita

C.- Una cesta

5.- ¿Qué le dijo la madre a la niña?

A.- Que fuera corriendo

B.- Que fuera cantando

C.- Que no se entretuviera

6.- ¿Quién llegó primero a la casa de la abuelita?

A.- El cazador

B.- El lobo

C.- Caperucita

Actividades

Adivina adivinanza:

En un rincón de la clase, dónde yo estoy colocada, acudes con los papeles que no te sirven de nada.

Acertijo:

Entra el estudioso, nunca el holgazán, va buscando libros que allí encontrará.
 

Si no sabes las respuestas las tienes al final de página

¿Cuál es la moraleja de la fábula de Caperucita Roja?

La lección que nos da el cuento de Caperucita Roja es: el no hacer caso a los padres puede traer consigo consecuencias negativas.
La madurez psicológica la alcanzamos, entre otras cosas, a través de los cuentos, fábulas y consejos y nuestras vivencias, que nos enseñan los problemas internos de los seres humanos y, además, nos ofrecen soluciones.

De igual forma el cuento pone el acento sobre la prudencia como valor necesario para distinguir entre lo que es bueno de lo que es malo y mostrarnos cautelosos ante conductas peligrosas como hablar con extraños.

¿Cómo te puede ayudar la moraleja de la fábula

de Caperucita Roja?

El verdadero éxito de la persistencia del cuento de Caperucita Roja a través del tiempo tiene varias razones.

La primera, y mas obvia, es que se trata de un relato de advertencia; es decir una historia que intenta dejar una enseñanza práctica al lector u oyente, sobre todo a las niñas

La enseñanza que sacamos del cuento de Caperucita Roja es en primer lugar no hablar con extraños ya que se podían convertir en lobos y los lobos en algunas ocasiones pueden revestirse con piel de cordero.

Reflexiones sobre la moraleja de la fábula de Caperucita Roja.

Caperucita sale de su casa voluntariamente, pero, como su madre sabe que tiende a dejarse llevar por el capricho de la inmadurez, le dice que no se pare por el bosque. Pero Caperucita no le hace caso y se entretiene.

El lobo representa las tendencias primitivas que hay en todos nosotros. En el intento de seducir el lobo a Caperucita, ésta le da instrucciones de cómo llegar a casa de su abuela ¿pero por qué se lo dice sabiendo que es malo?,

El cazador puede simbolizar la figura del padre, madre o tutor le abre la barriga al lobo para salvar a la niña y a la abuela. El cazador es un personaje atractivo, porque salva a los buenos y castiga a los malos.

La historia de Caperucita roja ha sufrido diversas modificaciones a lo largo del tiempo lo que ha dejado atrás lo que, en realidad, pretendía transmitirnos

Pero la verdad es que, con cada cambio, se perdió la intencionalidad original. Porque todo cuento encerraba una doctrina, una enseñanza que todos debíamos seguir.

Y la que nos enseñaba la Caperucita Roja, es digna de tener en cuenta

Charles Perrault fue el primero en recoger la historia de la Caperucita Roja en 1697. Debía incluirlo en su colección de cuentos populares consciente de que dicho relato, era uno de los más desconocidos para la población europea.

La historia de Caperucita roja no llegó a nosotros en su forma original, sino que hubo muchos elementos que fueron suprimidos porque resultaban inadecuados para el público infantil

El bosque es el peligro, una zona de riesgo para los jóvenes y que se alza como una prueba, como el rito de paso para una comunidad, con la que demostrar que su niños han pasado ya al mundo de los adultos.

Como ves, uno de los cuentos más clásicos y queridos de nuestra infancia, encierra en realidad un lado muy oscuro.

 

Repuesta a la adivinanza: La papelera

Respuesta al acertijo: La biblioteca

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *