Las tres piedras

Las tres piedras. Un cuento de origen árabe

4.3
(18)

Disfruta con la fábula de las tres piedras, una historia aleccionadora que te puede ayudar en tu vida. Si sigues leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

¿Te has preguntado alguna vez cuando lees una fábula en que te puede ayudar en tu vida?. Si dudas sigue leyendo está fábula encontraras, tal vez, una solución a lo que estás buscando.

No importa la edad que tengas; una fábula como una parábola te marca un camino que puedes seguir.

Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.

? Las tres piedras. Cuento de origen árabe

Cuentan que el primer árabe que cruzó el desierto se encontró con un anciano de aspecto venerable que le preguntó:

— Joven, ¿A dónde vas?

— Quiero cruzar el desierto.

— Deseas algo difícil. Para cruzar el desierto te harán falta tres cosas. Toma estas tres piedras.

Este topacio es la fe, esta esmeralda es la esperanza, y este rubí, es la caridad. Anda siempre hacia el sur y encontrarás un oasis, donde vivirás feliz. Pero no pierdas ninguna de las piedras, si no, no llegarás a tu destino.

El hombre se puso en camino y recorrió miles y miles de kilómetros a través de las dunas amarillentas sobre su camello.

Un día le asaltó una duda:

¿No me habrá engañado el anciano? ¿Y si no existiera el oasis que me prometió y el desierto no tuviera fin?.

Ya iba a volverse cuando notó que algo se le había caído sobre la arena. Era el topacio. El joven se bajó cogió el topacio y pensó:

Tengo que confiar en la promesa del anciano. Seguiré mi Camino.

Confiar en los sabios consejos

Pasaron muchos días. El sol, el viento, el frío de la noche iban agotando sus fuerzas.. Ya iba a dejarse caer del camello para aguardar la muerte, cuando notó que algo se la caía algo al suelo. Era la esmeralda. El joven se bajó a recogerla y se dijo:

Por tanto, tengo que ser fuerte, tal vez, un poco más allá estará el oasis. Si no sigo, moriré sin remedio. Mientras tenga un soplo de vida seguiré.

Continúo el joven el camino, cuando encontró un pequeño charco de agua junto a una palmera. Ya iba a lanzarse sobre el charco, cuando pensó en el pobre animal desfallecido, pues él aún podía resistir, y dejó que bebiera el camello.

Cuál no sería su asombro cuando el camello cayó muerto a sus pies. era seguro que el agua estaba corrompida. En el suelo notó el joven que brillaba el rubí y lo recogió, dando gracias al cielo por haber recompensado su generosidad con el camello.

Al alzar la vista, vio a lo lejos unas palmeras. Era el oasis. Al llegar, encontró junto a una limpia fuente, al anciano de la cueva que le sonrió alegremente.

Parece que has llegado a tu destino puesto que has conservado las tres piedras preciosas. La fe, la esperanza y la caridad. ¡Ay de ti si hubieras perdido alguna, hubieras perecido sin remedio!

El anciano después de darle agua fresca y dátiles, se despidió del joven diciéndole:

Guarda siempre durante tu vida, junto a tu corazón, el topacio, la esmeralda y el rubí. Las tres piedras que enseñan a creer, esperar y amar

Así llegarás hasta el paraíso.

? El vídeo las tres piedras

?Lectura comprensiva

32

Las tres piedras

Ponte a prueba y responde a este trivia y descubre cuanto has comprendido sobre esta fábula!

1 / 6

¿Qué significado tenía el topacio?

2 / 6

¿Quién le dio tres piedras?

3 / 6

¿Qué significado tenía la esmeralda?

4 / 6

¿Con quien se encontró el el primer árabe?

5 / 6

¿Qué significado tenía el rubí?

6 / 6

¿Qué quería el joven?

Tu puntación es

The average score is 78%

0%

1.- ¿Con quien se encontró el el primer árabe?

A.- Con una fuente

B.- Con un manantial

C.- Con un anciano

2.-¿Qué quería el joven?

A.- Encontrar una perla

B.- conseguir fama

C.- Cruzar el desierto

3.- ¿Quién le dio tres piedras?

A.- Un amigo

B.- Un anciano

C.- El sultán

4.- ¿Qué significado tenía el topacio?

A.- La fe

B.- La esperanza

C.- la caridad

5.- ¿Qué significado tenía la esmeralda?

A.- La fe

B.- La esperanza

C.- la caridad

6.- ¿Qué significado tenía el rubí?

A.- La fe

B.- La esperanza

C.- la caridad

Test de ortografía

1. dif_cil

 
 

2. kil_metros

 
 

3. hom_re

 
 

4. a_ciano

 
 

5. not_

 
 

Pregunta 1 de 5

☑️ Actividades

✍️1.- Dibuja un oasis con camellos

⌛2.- Adivina adivinanza:

Una señorita engominada, de sombrero verde y con blusa colorada.

❓3.- Acertijo:

Un caballo blanco entró en el Mar Negro. ¿Cómo salió?

Si no sabes las respuestas las tienes al final de la página

?¿Cuál es la enseñanza del cuento de las tres piedras?

El cuento de las tres piedras nos enseña a creer, esperar, amar y confiar en los sabios consejos.

Podemos decir que la confianza es la capacidad de defenderse de forma honesta y respetuosa de nuestros miedos y prejuicios.

A veces dudamos de nuestras propias capacidades para enfrentarnos a situaciones de la vida diaria lo que podríamos llamar falta de confianza en nosotros mismos.

La confianza en uno mismo es uno de los pilares básicos de la felicidad sobre el que descansan la motivación para enfrentarnos a los retos de la vida.

Es, por tanto, la capacidad para establecer buenas relaciones con los demás y autoafirmarnos ante ellos, asumir responsabilidades, aceptar los fracasos y un sinfín de aspectos que necesitan de la confianza propia para gestionarlos de manera óptima.

Colección especial de fábulas y cuentos infantiles
En BelenCribs encontrarás muchas fábulas, cuentos infantiles e historias dedicadas a los niños y a su formación en valores. Entra en las secciones y visita el cuento que más te guste. Tambien podrás realizar las actividades que te hemos preparado:

?¿Cómo te puede ayudar la enseñanza del cuento de las tres piedras?

Pero la confianza se gana y para ello hemos de toma conciencia de nuestras cualidades y defectos.

Es por ello que no todo en la vida es bueno o malo, blanco o negro, hay términos intermedios que matizan lo que hacemos y en definitiva lo que somos.

Cada uno de nosotros somos un cúmulo de puntos fuertes, débiles e intermedios.

La confianza en nosotros mismos nos ayuda a sentirnos preparados para hacer frente a las experiencias de la vida.

?Reflexiones sobre la enseñanza del cuento de las tres piedras.

Cuando estamos seguros de nosotros mismos, tendemos a acercarnos a la gente y a las oportunidades.

Hemos de escuchar a los demás, saber que opinión tienen de nosotros y nos daremos cuenta de que tienen una imagen mejor que la tenemos de nosotros mismos.

Para ir ganando confianza en nosotros mismos hemos de plantearnos objetivos realizables.

Cuanto más irrealizables sean los objetivos menos posibilidades tendremos de alcanzarlos y por tanto dudaremos de nuestra valía.

Comencemos con objetivos sencillos a corto plazo, así aumentaremos la seguridad en nosotros mismos y la percepción de la autoestima.

Así pues, la autoconfianza, o la confianza en uno mismo, es esencial para generar relaciones de confianza con los demás.

Confianza con los demás

Igualmente hemos de tener confianza en los demás y nuestra confianza se produce impulsada por vínculos que establecemos desde que somos muy pequeños.

Todo comienza con nuestra relación de niños con nuestros padres, en ese momento en el que dependemos completamente de ellos.
Si esa relación es inestable, existen muchas probabilidades de que en el futuro nos cueste confiar en los demás.

Por el contrario, si la relación fue positiva tendremos más probabilidades de desarrollar mayor confianza hacia otras personas.

Por ello, hemos de confiar cada vez más en nosotros y así tendremos una mayor capacidad para confiar en los demás generando lazos de confianza y relaciones estables y duraderas en el tiempo.

La confianza para cualquier persona es necesaria porque somos seres sociables. Nos necesitamos unos a otros, y está demostrado que las relaciones de confianza unos con otros nos generan alegrías y felicidad.

Confianza en Dios

En primer lugar, hemos de confiar en Dios.

¿Por qué?

Porque Dios es digno de toda nuestra confianza, tan sólo por el hecho de ser Él quien es.

Dios es la Verdad, que no se engaña y no nos engaña.

En la Biblia hay cantidad de pasajes que nos hablan de la confianza en Dios

Bendito el hombre que confía en el Señor y pone confianza en él.
Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes.
En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto.

En Dios todo lo puedo, todo lo alcanzo, todo lo venzo.

Como resultado poner nuestra confianza en Dios me reconforta en todo momento, solo él nos brinda la garantía de que obrando en su nombre podemos sobrellevar los temores y adversidades, podemos vivir en paz y en armonía, podemos saciar nuestra sed de fe.

Respuesta a la adivinanza: La fresa

Respuesta al acertijo: Salió mojado

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.3 / 5. Recuento de votos: 18

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.