Alan Webb. Un atleta olímpico

0
(0)

Esta es una historia real que te ayudará
Desde BelenCribs queremos ayudarte y para ello te hemos preparado varias fábulas para entretenerte y colaborar contigo en la educación de tus hijos o alumnos. Junto con las fábulas, también, te traemos ejercicios de comprensión lectora y otras actividades que puedes realizarlas con los niños.
Recuerda que puedes subscribirte de forma gratuita para estar al tanto de todas nuestras novedades, y apoyar a la web.

Nombre de la historia: Alan Webb

A Alan Webb, que participó en los Juegos Olímpicos Atenas cuando tenía 21 año el entrevistador le preguntó.

¿Por qué no ha participado en más olimpiadas?

—Porque sufrí lesiones importantes que me afectaron para competir. Eso fue devastador en ese momento, pero ahora que soy católico puedo mirar hacia atrás y no solo aceptar lo que sucedió, sino también estar agradecido por ello. Me he dado cuenta de la única carrera que realmente importa en la vida es el oro eterno, es decir la santidad

—Ha influido su esposa en su decisión de hacerse católico:

—Mi esposa Julia, me ayudó a salir de esa mentalidad del “todo o nada” en el deporte. En cuento a ser católico tenía que ser opción personal, aunque necesitaba que alguien me explicara lo que iba a decidir y quien mejor que mi esposa.

—¿por qué da gracias?

—Ahora que soy católico, doy gracias a Dios todos los días por mi esposa Julia, quien fue el conducto para que yo encontrara la fe, y por nuestras cuatro hijas, que son fruto del amor sacramental.

—Qué les diría a los católicos

Los católicos tenemos que mostrar a los no católicos lo que es la fe, para que puedan aceptarla, o se hagan más preguntas.

—¿Qué objetivo tiene ahora?

Mi principal objetivo es llegar al cielo y traer conmigo a tantas otras personas como sea posible.

El vídeo

 

Ejercicio de comprensión lectora.

Ahora que has completado la lectura de “Alan Webb” ahora puedes realizar este trivia que hemos preparado para probar tu comprensión lectora. ¡Vamos a ello!
{Quiz}
Si lo prefieres, aquí te dejamos todas las preguntas para que lo imprimas y practiques en casa o en el cole.

Actividades.

1.- ¿En que olimpiada participó?

A.- Berlín

B.- Barcelona

C.- Atenas

2.- ¿Qué edad tenía?

A.- 22 años

B.- 19 años

C.- 21 años

3.- ¿Qué oro quería conquistar?

A.- El oro olímpico

B.- El oro eterno

C.- El oro de la medalla

4.- ¿Como se llama la esposa?

A.- Luisa

B.- Julia

C.- Juana

5.- ¿Por qué da gracias?

A.- Por sr rápido

B.- Por encontrar la fe

C.- Por tener amigos

6.- ¿Cuál es su principal objetivo?

A.- Ser el mejor

B.- Llegar al cielo

C.- Ser competitivo

&nsbp;

1.- Adivina adivinanza:

Entre la lluvia y el sol, un arco a todo color.

2.- Acertijo:

Tengo orejas largas y una cola diminuta. Si echamos una carrera, gano sin disputa.

Las soluciones al final de página.

3.-Test de ortografía:

4.-Ahorcado:



Completa las siguientes palabras con la letra correcta. Si no la sabes, búscala en el cuento.

Colección especial de fábulas y cuentos infantiles
En BelenCribs encontrarás muchas fábulas, cuentos infantiles e historias dedicadas a los niños y a su formación en valores. Entra en las secciones y visita el cuento que más te guste. También podrás realizar las actividades que te hemos preparado:

¿Qué nos enseña Alan Webb. Un atleta olímpico?

La diferencia entre cristianos y católicos reside es que el término “cristianos” engloba a todas las personas, comunidades e iglesias que siguen las enseñanzas de Jesús de Nazaret. Por lo tanto, los católicos son un tipo específico de cristianos que se acogen a la interpretación de la Iglesia católica fundada por el mismo Jesucristo y fundada sobre los apóstoles.

¿Cómo te puede ayudar Alan Webb. Un atleta olímpico ?

Esta es una pregunta que, si a muchos de nosotros nos formularan, seguro nos tomaría desprevenidos al desconocer la respuesta. Por eso, para que eso no pase quiero de manera sencilla y entendible responderla.

La palabra católico viene del griego Katholikos, que significa “Universal”, fundamentado en la voluntad del Señor Jesús al indicarle a sus discípulos: «Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación” (Mc 16, 15). ¿Qué quiere decir esto? que vayan a todo ser humano de la tierra, no a algunos, sino a todo el mundo. Por lo tanto, como católicos formamos parte de una Iglesia única y universal que Cristo mismo fundó y encargó al apóstol Pedro y sus sucesores.

El formar parte de la Iglesia Católica nos compromete a guardar una estrecha relación con Dios a través de su Hijo Cristo Jesús participando de los Sacramentos instituidos por él mismo, de quien, además, debemos ser siempre imagen y semejanza ante los hombres, para así ser verdaderos fieles ante sus ojos. No es suficiente con llamarnos cristianos y católico, debemos serlo y por lo tanto también vivirlo.

Es muy triste ver a tantos hermanos que reducen su fe a sólo una misa de domingo vivida de manera común y corriente, los llamados católicos de nombre, que por si fuera poco viven prácticamente como si no lo fueran.

Estamos llamados a imitar a Cristo, debemos amar y vivir como Cristo lo hace, en otras palabras, debemos ser Cristos vivientes.

Grabémonos que de nada nos sirve ir a misa ni participar en ministerios pastorales si no vivimos de acuerdo al Evangelio, si no damos testimonio de Cristo en todos nuestros ambientes.

Seamos verdadera Iglesia, siendo católicos comprometidos con nuestros hermanos, sin pena ni miedos, sino con el coraje y la firme decisión de dar testimonio del mismo Dios por quien se vive. Somos parte del mismo Cuerpo que es de Cristo y, por lo tanto, no podemos ser indiferentes a las necesidades del que más lo necesita empezando por los que tenemos más cerca.

Reflexión sobre Alan Webb. Un atleta olímpico

La Iglesia católica se regocija cada vez que una persona decide emprender el proceso para convertirse en católica. Convertirse en católico es una de las experiencias más profundas y alegres de la vida. Algunas gracias a la fe de nuestros padres hemos recibido el bautismo desde niños y en el camino vamos descubriendo al Dios de nuestros padres. Otros como el caso de Webb se convierten en católicos cuando son mayores .

Una persona se dice que tiene la plena comunión de la Iglesia católica es cuando ha recibido los tres sacramentos de iniciación cristiana que son Bautismo, Confirmación y eucaristía; esto se logra por medio de un proceso.

El primer paso formal para llegar a ser católico comienza con el rito de recepción en el orden del catecumenado, en el que los no bautizados expresan su deseo de convertirse en cristianos. Catecúmeno es un término que los primeros cristianos solían referirse a aquellos que se preparaban para ser bautizados y convertirse en cristianos.

Respuesta a la adivinanza: El arcoíris.

Respuesta al acertijo: El conejo

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría recibir tu opinión por favor deja tu comentariox
()
x